El furor por el gin llega a la Argentina

A tono con la tendencia mundial, se volvió la bebida del momento y ya desplazó a la ginebra
A tono con la tendencia mundial, se volvió la bebida del momento y ya desplazó a la ginebra Crédito: Ilustración Pablo Bernasconi
Carlos Manzoni
(0)
4 de noviembre de 2018  

0,024 litros / consumo per cápita de gin

Es la bebida de moda en el mundo, una tendencia que poco a poco y con cierto retraso llega también a la Argentina. Se trata del gin, que basa su explosión, entre otras cosas, en la nueva forma de tomar su trago icónico, el gin tonic (en lugar del vaso largo, se empezó a usar el copón bien redondo). Su consumo per cápita local, de 0,024 litros por año, puede no parecer alto, pero sí es significativo el dato de que en 2017 desplazó por primera vez en volumen a una bebida tradicional como la ginebra.

En efecto, según precisa Gastón Regnier, editor de Revista Bar and Drinks y periodista especializado en bebidas, en 2017 se vendieron 120.250 cajas de 9 litros de gin, lo que representa 1.082.250 litros; mientras que de ginebra se comercializaron 104.000 cajas (para tener referencia, en 1997, de gin se vendían 56.000 cajas, contra 412.500 de ginebra). "Para 2018, la consultora especializada IWSR estima que la brecha se ampliará", agrega.

Esta bebida, que tiene cuatro o cinco variedades, según su modo de elaboración, fue la reversión de la ginebra en Londres. La ginebra se inventó en Holanda en el siglo XV, pero los ingleses la reversionaron como gin (sin ponerle el nombre) a partir de 1688, y en 1830 la registraron como "London dry gin".

Gordon’s, Bombay Sapphire, Hendrick’s, Tanqueray, Beefeater, MG, Broker’s son las marcas importadas que coexisten con las nacionales, que son Hiram Walker, Bols y Burnett’s, entre otras. "Un 69% de la oferta de esta categoría en el país es de origen importado, cuyas marcas líderes empezaron a entrar hace 20 años", dice Regnier

Como se dijo, su explosión actual está motorizada por el famoso gin tonic, una forma de tomar esta bebida que representa 95% de su consumo mundial. "En cuanto al nivel socioeconómico de los consumidores, hay que hablar a partir de la clase media para arriba", señala Regnier.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?