Cambios en el acuerdo con el FMI. El Gobierno admite un rojo fiscal de $ 5300 millones