El Gobierno baja impuestos para atraer más inversiones

Machinea anunció un plan que incluye una rebaja de 7 puntos del gravamen a los intereses
(0)
24 de octubre de 2000  

El Gobierno anunció ayer una serie de medidas de aliento a la inversión, que incluye rebajas a los impuestos distorsivos y un compromiso de mantener el rumbo de solvencia fiscal.

El encargado del anuncio fue el ministro de Economía, José Luis Machinea, ante un auditorio de 600 empresarios y funcionarios reunidos en el primer piso del Banco Nación.

Entre las medidas, se decidió una caída de 5 puntos en la alícuota del impuesto a los intereses pagados a partir del 1º de enero de 2001 -y dos puntos más desde julio del mismo año-; las personas jurídicas con endeudamiento de hasta $ 500.000 podrán tomar -por los primeros $ 100.000 de deuda-, 5 puntos adicionales de este impuesto como pago a cuenta de ganancias y renta presunta; se extiende a 10 años el plazo para aplicar el pago del impuesto a la renta presunta a cuenta de ganancias; se eliminan de la base del impuesto a los bienes personales las tenencias de acciones de empresas con domicilio en la Argentina que cotizan en las bolsas del país, y se implementa un seguro de desempleo para que en los nuevos créditos hipotecarios los bancos financien a baja tasa de interés las primeras seis cuotas de aquellos que pierdan su trabajo. El Estado financiará las seis subsiguientes.

Además, se promueve una ley para que los créditos fiscales de nuevas inversiones que no hayan podido ser absorbidos por el IVA en los 12 meses de su realización puedan ser compensados con otros impuestos. También se envía al Congreso un proyecto para lograr una reconversión productiva en el agro y el turismo, a cambio de la eliminación de los impuestos de ingresos brutos y sellos.

Ante un salón colmado, el ministro utilizó unos 45 minutos para un discurso preparado por sus íntimos asesores y leído en un tono inusualmente contundente para el estilo de Machinea. La respuesta de los asistentes fue menos entusiasta: apenas un aplauso colectivo por la eliminación del pago de bienes personales, seguido por otra aprobación individual a raíz de la decisión de bajas en las contribuciones patronales a las empresas informáticas. Tras el acto, los empresarios consultados por La Nación consideraron que las medidas indican un rumbo correcto, pero aclararon que sólo son "el primer paso" para cambiar las expectativas y provocar el "shock de inversiones" que espera el Gobierno.

Entre los asistentes estaban el titular de la Asociación de Bancos de Argentina (ABA), Eduardo Escasany; sus pares del Citibank, ING y el Deutsche, Carlos Fedrigotti, Steven Darch y Patricio Kelly, respectivamente. Además, Jorge Aguado, de Socma; EduardoElsztain, de IRSA; Juan Carlos Masjoan, de Telecom; CristianoRatazzi, de FIAT; Rodolfo Constantini, del Frigorífico Rioplatense; Manuel Sacerdote, del Boston, y Luis Pagani, de Arcor, entre otros. Por otra parte, los economistas Miguel Angel Broda, Pedro Lacoste, Daniel Artana, Manuel Solanet, Adolfo Sturzenegger, junto con los diputados Jesús Rodríguez, Darío Alessandro y el renunciado Guillermo Francos. Por el Gobierno, el equipo económico en pleno; el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo; el jefe del gobierno porteño, Aníbal Ibarra, y la ministra de Trabajo, Patricia Bullrich.

Para cumplir con estas medidas, Machinea aclaró en su mensaje que debe contemplarse una serie de compromisos: * Que el presupuesto 2001 se apruebe sin subir impuestos y con un techo al déficit.

* Que se abra al capital privado el 50% de las acciones de las empresas de seguro y la AFJP del Banco Nación.

* Que se vendan inmuebles del Estado, como los terrenos de Retiro.

* Que se extiendan las concesiones de gas y petróleo, entre ellas, Loma de la Lata.

El costo fiscal del plan será de $ 300 millones el año próximo.

Por otro lado, el ministro de Economía anunció que esta semana se concretará la desregulación en combustibles, que limitará la relación entre refinerías y estaciones de servicio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.