El gobierno de Tierra del Fuego admitió la pérdida de 1500 puestos de trabajo