El Gobierno decidió ir a fondo en el conflicto gremial en Aerolíneas

El paro del 8 de noviembre provocó problemas en los aeropuertos e inició el conflicto
El paro del 8 de noviembre provocó problemas en los aeropuertos e inició el conflicto Fuente: Archivo
Prevé reducir los subsidios y achicar la flota el próximo año; por el paro, la empresa anunció la cancelación de sus vuelos de pasado mañana
Diego Cabot
(0)
24 de noviembre de 2018  

Fueron los números de lo que viene por delante lo que determinó la decisión. Según los primeros cálculos que le llevaron al presidente Mauricio Macri , para 2019 se necesitarían $1100 millones por mes para subsidiar a Aerolíneas Argentinas y Austral.

"No hay ningún motivo para poner ese dinero mientras se hace un esfuerzo descomunal para llegar a tener déficit cero", contestó a unos pocos. No se necesitaban más palabras. Se pasó, entonces, a los hechos. Empezó el momento de la pelea de fondo entre el Estado, dueño de la línea aérea, y los principales gremios aeronáuticos, encabezados por los pilotos (APLA y UALA) y los técnicos (APTA), seguidos de cerca por la Asociación del Personal Aeronáutico (APA) y la Unión del Personal Superior (UPSA).

Para pasado mañana los sindicatos convocaron a un paro, y Aerolíneas anunció ayer la cancelación de todos sus vuelos. Es un anticipo: habrá problemas en los servicios de la compañía durante mucho tiempo; ya no hay vuelta atrás. La excusa será la cuestión laboral, el vaciamiento o la apertura de los cielos. Da lo mismo, lo que hay detrás es mucho más profundo y las posturas son, por ahora, antagónicas.

El Gobierno está dispuesto a tener los aviones en tierra el tiempo que sea, pese a que la compañía es la dueña del 65% del mercado doméstico. Están convencidos de que no son tantos a los que les interesa quién sea el dueño de las acciones de la compañía como pregonan los gremios con el lema de la aerolínea de bandera. De hecho, ya tomó una decisión que les costará masticar a los gremios. El año que viene no renovará dos aviones Airbus 340. Para estas aeronaves de largo alcance y cuatro motores, que hacen las principales rutas internacionales, había un plan de recambio por otras más eficientes. Pero eso se canceló.

La empresa tendrá, al menos según lo decidido hasta ahora, dos aviones menos, por lo que deberá recortar en un 25% la oferta de vuelos internacionales largos.

Fuente: Archivo

La medida tiene una finalidad: llevar a Aerolíneas Argentinas a los estándares regionales de productividad de sus empleados. Dicho de otra forma, empezar a revisar gran cantidad de situaciones que provocan enormes gastos a la compañía.

La disputa es tan fuerte que la empresa ni siquiera pidió la conciliación obligatoria para el paro anunciado por los gremios para el lunes. Prefirió cancelar todos sus vuelos para esa jornada y asumir los costos de la devolución del dinero o del canje para otro día. "Ante la necesidad de proteger mejor a sus pasajeros, reprogramando sus vuelos de la manera más ordenada posible, Aerolíneas se ve obligada a cancelar toda la operación pautada para ese día. La empresa busca evitar situaciones de confusión y problemas para el pasajero como las ocasionadas por el paro del pasado jueves 8, cuando durante 11 horas los gremios tuvieron de rehenes a más de 30.000 personas que no pudieron volar, y a las que incluso privaron de la posibilidad de acceder a información sobre sus vuelos".

La discusión, según varios de los funcionarios y especialistas que miraron en detalle los números de la empresa, no es tanto el sueldo de los empleados, sino lo que cada uno le entrega a la línea aérea. Lo resumía uno de ellos. "El valor de los aviones es el mismo en todos lados; el combustible se paga en dólares y al mismo precio en cualquier lugar; los seguros tienen idéntica prima. Por lo tanto, los sueldos tienen una escala internacional. El problema es que un piloto de la región vuela en promedio 63,6 horas por mes, mientras que uno de Aerolíneas apenas 45, un 30% menos", graficó.

En el Ministerio de Transporte circula un estudio con las empresas de la región. Lo pidió el ministro para que la comparación no sea con las grandes aerolíneas que tienen otro mercado y una situación bien distinta.El apuntado es el gremio de los pilotos. Según ese informe, los pilotos de la llamada flota angosta (aviones que tienen un pasillo central y no dos pasillos, como los que hacen trayectos largos) vuelan en la empresa argentina 4,24 horas por día contra 4,56 de Chile y Brasil; 4,82 de Colombia, y 4,65 de Perú.

Si lo que se calculan son los días de vuelo promedio de un piloto por mes, los locales tienen 10,2 días ocupados; 13,3 los de Brasil; 13,1 los de Colombia; 13,7 los de Chile, y 14,1 los de Perú.Si la comparación se hace con los tripulantes de cabina, mientras en la región vuelan un promedio de 64,5 horas por mes (con un máximo en Colombia con 74,4 y un mínimo en Brasil de 56,3), en el país quienes manejan los servicios de a bordo vuelan 49,3 horas, un 23,6% menos.

Macri miró con atención algunos datos que sirven de indicadores en la industria. Los empleados por avión en Aerolíneas llegan a 153, muy por encima de Latam (133), Gol (128), Avianca (97), la panameña Copa (90) y Aeroméxco (119). Y si se toma la cantidad de pasajeros por empleado, los 506 de la línea aérea estatal quedan muy por debajo de los 781 de Latam, los 1045 de Gol o los 766 de Avianca.

En los gremios, en tanto, dicen que la empresa no cumple con la negociación colectiva. El conflicto empezó su escalada con las asambleas informativas en Aerolíneas y Austral "debido al incumplimiento del acta paritaria 2017-2018 y la negativa empresarial a retomar las negociaciones por el incremento salarial 2018-2019", dice un comunicado de la empresa. "Las autoridades no piden la conciliación obligatoria, tampoco la dicta el Ministerio de Producción y Trabajo. Lo cual siempre sucedió ante una situación similar, con el fin de que los servicios se restablezcan, y las partes se reúnan para superar sus diferencias.

La empresa recurrió públicamente a pretextos legales para no hacerlo: "No era una medida de fuerza declarada". Allí se evidenció la pelea.En el Gobierno dicen que no hay nada que negociar y por eso la negativa de ir con una medida legal para obligar a las partes a sentarse en la misma mesa. Sin negociación y sin reconocimiento de las acciones gremiales, Aerolíneas contraatacó: impuso una suspensión de 376 empleados a los que certificó que no habían concurrido a prestar tareas.

La lucha por el cielo

"No hay nada salarial en el medio, lo que hay es una visión opuesta de la compañía que queremos", dicen cerca de Macri. Recuerdan, entonces, los porcentajes de aumentos de los últimos años. Sacan a relucir la suba de sueldo de septiembre de 2015 a septiembre de 2018.Dentro del grupo de personal en tierra, los profesionales y jefes de unidad tuvieron un aumento promedio de 145% desde septiembre de 2015 hasta el mismo mes de este año; el personal de rampa y tráfico, 138,8%, y los técnicos, un 131 por ciento. El personal de vuelo tiene porcentajes similares. Los pilotos de Aerolíneas, 148,7% de suba desde septiembre de 2015; los de Austral, 136%, y los tripulantes de cabina, 175 por ciento.

El número que más les quedó a quienes buscan el equilibrio de Aerolíneas es el 9000. ¿De dónde viene? Si utilizaran los estándares regionales de productividad, con la cantidad de aviones que tiene la empresa estatal se deberían tener 8731 empleados. Ese es el meollo del asunto."Estamos en una lucha por el cielo argentino y es una lucha que va a ser dolorosa, pero vamos a marchar por los aeropuertos a paso de vencedores", dijo Pablo Biró, presidente de APLA, en declaraciones a la radio El Destape.

Pero no son pocos los que dicen que no hay una pelea por la defensa de los cielos. "El problema no es cuánto gana un piloto, ya que como todos los otros costos de la aviación, son iguales acá que en otros países. El leasing de un avión es el mismo para Aerolíneas que para una empresa de Alemania o China. El problema es cuánto produce un piloto acá comparado con su colega de otros países", dice Diego Fargosi, socio de Fargosi Abogados.

Moyano y otros gremios, con el paro aeronáutico

  • El Frente Sindical para el Modelo Nacional, que integran la Corriente Federal de los Trabajadores, Camioneros, Smata y los seis gremios aeronáuticos, entre otros, expresó su respaldo al paro que estos llevarán a cabo pasado mañana, al tiempo que advirtieron sobre una posible extensión de la medida de fuerza.
  • "Nuestro apoyo y solidaridad con todos los compañeros trabajadores aeronáuticos, que resistan hermanados los embates del gobierno nacional, que pretende la precarización de las condiciones laborales, el desguace de nuestra línea aérea de bandera y finalmente la entrega a holdings foráneos amigos del Presidente", dijeron, según el portal Infonews.
  • La agrupación sindical tuvo un encuentro del que participaron los gremios aeronáuticos en la sede del Smata. El plenario estuvo encabezado por Pablo Moyano (Camioneros), Ricardo Pignanelli (Smata), Omar Plaini (Canillitas), Pablo Biró (Pilotos) y Ricardo Cirielli (Personal Técnico).
  • "A nuestros compañeros aeronáuticos les decimos que en esta lucha estamos todos los trabajadores que no claudicamos, que no nos arrodillamos ante los poderosos que solo buscan el beneficio corporativo", señalaron.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.