El Gobierno flexibiliza su posición por el presupuesto

El jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, se reúne hoy con diputados del justicialismo
(0)
30 de octubre de 2000  

El Gobierno iniciará hoy una amplia ofensiva para apurar la aprobación de la ley de presupuesto 2001 en Diputados antes del 23 del mes próximo (una semana antes del plazo previsto originalmente), de manera que le quede un mes completo, antes de que finalice el año, para negociar con el Senado.

El primer tramo de la avanzada oficialista arrancará hoy con la reunión que encabezará el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, con diputados del Partido Justicialista, continuará pasado mañana y el jueves con un encuentro de ese funcionario con los gobernadores de la Alianza y se completará, entre el lunes y el martes próximos, con una reunión con los gobernadores justicialistas.

El oficialismo también cuenta con que pasado mañana el proyecto de presupuesto tenga despacho en la comisión respectiva y con que sean tratadas las rebajas de impuestos anunciadas por el ministro de Economía, José Luis Machinea, la semana última.

Colombo recibirá hoy a los diputados justicialistas Humberto Roggero (Córdoba), Miguel Pichetto (Río Negro), Oscar Lamberto (Santa Fe), Miguel Angel Toma (Capital) y Eduardo Camaño (Buenos Aires). También está citado al encuentro el jefe de la bancada de senadores del PJ, José Luis Gioja (Formosa).

El bloque de diputados del PJ, que inicialmente amenazaba con negar el tratamiento de la iniciativa, se vio descolocado por el acuerdo anunciado entre sus pares de la Alianza, Acción por la República y los partidos provinciales. Por eso, en el Gobierno están confiados en llegar a un acuerdo que acelere los tiempos.

Pero el peronismo no está dispuesto a avalar el recorte previsto en el presupuesto al subsidio a los combustibles en la Patagonia ni al fondo del tabaco. Como contrapartida para compensar esa poda ofrecen un recorte en las partidas de los Aportes del Tesoro Nacional (ATN); que la ciudad de Buenos Aires se haga cargo del presupuesto de la justicia y la policía porteñas que hoy aporta la Nación; que haya un recorte a las partidas presidenciales de publicidad, y que exista una redistribución de los fondos recaudados por los registros automotor y de armas. Los peronistas, al igual que los legisladores provinciales del denominado Bloque Federal, creen que se podrían trasladar unos 200 millones de pesos de los ATN y unos 400 millones de pesos del presupuesto de la justicia y la policía porteñas.

Una alta fuente del Poder Ejecutivo afirmó ayer a La Nación que "queremos que nos digan cómo hacemos si no son aprobados los recortes previstos en el presupuesto. A partir de allí estamos dispuestos a discutir cualquier alternativa, vamos a escuchar todas las propuestas, aunque siempre dentro de los límites de gasto público y de déficit que impone la ley de responsabilidad fiscal". En donde es seguro que el delarruismo no dará marcha atrás es en la continuidad del recorte del 12% en los haberes de los empleados públicos. "Es imposible, no hay recursos. Es tan sencillo como eso", comentó el vocero gubernamental.

Permeabilidad

Si bien los peronistas sostienen que las conversaciones con la Alianza para definir un acuerdo comenzaron hace 15 días, lo cierto es que se vieron forzados a avanzar en el diálogo para no quedar atrapados en una posición obstruccionista teniendo en cuenta la preocupación de algunos economistas por la crisis que pueda desatarse en los mercados. Los diputados del PJ también buscan de esta manera sumarse a Cavallo y al bloque de partidos provinciales que aceptó abrir las negociaciones en torno del proyecto de ley de presupuesto de 2001.

Fuentes del bloque de diputados justicialistas dijeron a La Nación que el jefe de Gabinete se muestra "más permeable" a las negociaciones, mientras que a Machinea se lo ve como "inflexible" a las propuestas alternativas tendientes a evitar un recorte en los fondos del tabaco y el subsidio a los combustibles.

Todo indica que, pasado mañana, los legisladores aliancistas de la Cámara baja intentarán analizar en el recinto el paquete de medidas económicas que anunció Machinea. Para ello cuentan con el apoyo de cavallistas y de provinciales, pero si no tienen el acuerdo de los peronistas les será difícil alcanzar los dos tercios necesarios para la aprobación de la iniciativa. Por no haberse cumplido los siete días reglamentarios desde que el despacho fue aprobado en comisión, la Alianza necesita de una mayoría especial para analizar el tema sobre tablas en el recinto.

Paralelamente a las negociaciones entre los legisladores del PJ y el jefe de Gabinete, los gobernadores peronistas mantendrán entre el miércoles y el jueves reuniones en Tucumán y La Rioja, en las que volverán a insistir en una posición negativa a la poda del subsidio a los combustibles y el tabaco.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.