Por la inminente salida de Suez. El Gobierno no descarta un sistema mixto de prestación de aguas