El Gobierno presentó su primera oferta a los fondos buitre: US$ 6500 millones