Fuerte rojo en las cuentas públicas. El Gobierno salva el déficit santacruceño