El gobierno sigue de cerca los pasos de Citigroup