Escenario. El Gobierno tiene la pelota para impulsar el debate