Sin acceso a los mercados, el Gobierno se sigue financiando con dinero del Banco Nación

Aníbal Fernández, Juan Carlos Fabrega y Amado Boudou
Aníbal Fernández, Juan Carlos Fabrega y Amado Boudou Fuente: Archivo
Tomó $ 3000 millones de la entidad; que se suman a otros $ 5871 millones que ya había tomado desde principios de año; en 2011 los organismos públicos le dieron al Ejecutivo más de $ 45.000 millones
Francisco Jueguen
(0)
24 de junio de 2011  • 15:28

A pesar de que encontró en la Anses, las utilidades del Banco Central (BCRA) y algunas empresas privadas –a través de aumentar la presión para repartir más dividendos- nuevos canales de financiamiento, el Gobierno volvió a tomar fondos de las cajas del Estado y en lo que va del año ya colocó $ 45.636 millones de deuda para tomar fondos públicos.

A través de la resolución conjunta 193/11 y 53/11 publicada en el Boletín Oficial, el Tesoro Nacional dispondrá de un monto de $ 3000 millones del Banco Nación a pagar en 24 cuotas desde enero de 2012. O sea, que, de acuerdo al resultado de las elecciones de octubre, quizás no sea este Gobierno quien pague este préstamo.

La tasa de interés será la Badlar (la que rige en el BCRA para depósitos de más de 1 millón de pesos) más un margen de 100 puntos, según establece la norma.

Se trata de la segunda emisión en el año que suscribe la gestión de Amado Boudou directamente con el Banco Nación. El anterior préstamo había sido colocado a comienzos de marzo de este año y había sido por 2099 millones. También a pagar a partir de 2012. En 2010, de la entidad que dirige Juan Carlos Fábrega prestó 6250 millones al Tesoro y hace dos años, 3000 millones de pesos.

El banco tiene un límite de un 30% de los depósitos estatales para prestar al Gobierno y recién está en un 22%, según contó a lanacion.com Luciana Carcione, economista de Orlando Ferreres y Asociados. Afirmó además que, mirando el stock de deuda intra-estatal, el préstamo de hoy "parece deuda nueva" y no un roll-over (refinanciación).

"Este tipo de financiamiento se debe al faltante de caja, de ingresos genuinos", señaló la especialista, que indicó además que "la transferencia de estos fondos a la caja pública no quita capacidad al banco de prestarle a los actores privados".

El total. De acuerdo a los datos actualizados en el Ministerio de Economía a marzo de 2011, el Gobierno emitió deuda en el sector público por hasta $ 46.114 millones. No obstante, hay US$ 116 millones emitidos que no pueden contabilizarse como préstamos públicos al Ejecutivo ya que son bonos Discount colocados tras el canje de deuda que se reabrió el año pasado.

Así los fondos públicos tomados por el Gobierno para distintos fines quedan en $ 45.636 millones. De esa cifra, US$ 9625 millones (39.655 millones de pesos) corresponden a la decisión oficial utilizar las reservas de la entidad que dirige Mercedes Marcó del Pont -a través de emisiones de letras- para pagar la deuda externa.

En cuanto a la emisión de este año para hacerse del superávit de entes públicos, las letras emitidas y suscriptas directamente por el Fondo Fiduciario para la Reconstrucción de Empresas (administrado por el BNA) por $ 772 millones –lo que sumado a los préstamos directos de la entidad al Tesoro dan $ 5871 millones- y una letra colocada a Lotería Nacional por un monto de 160 millones de pesos.

En tanto, el stock de deuda intra-estatal vigente en 2011 -el pasivo arrastrado de años atrás y que está siendo pagado- es de 2990 millones. Las deudas son con el Banco Nación, el PAMI y la Anses.

La caja. La estrategia oficial de utilizar fondos públicos para financiarse surgió luego de que la Argentina quedara fuera del mercado crediticio internacional debido principalmente a su deuda con el Club de París y el pasivo con los bonistas que quedaron fuera de la restructuración de 2005. El canje del año pasado fue una solución a medias, ya que no logró cerrar los juicios con grandes fondos y los embargos al país.

A pesar de su buena relación entre deuda y PBI, la Argentina también debería pagar una tasa más alta en los mercados voluntarios debido a la desconfianza que generan los datos de la economía local elaborados por el pulverizado Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), intervenido por Guillermo Moreno desde 2007.

En un primer momento, el Gobierno encontró una fuente de financiamiento en los petrodólares ofrecidos por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Luego la estrategia de financiamiento derivó en los superávits de algunas cajas públicas.

Hoy esta estrategia se mantiene. No obstante, a ella se han sumado la utilización de las utilidades del BCRA, el dinero del Fondo de Sustentabilidad de la Anses y los dividendos que dejan las acciones de compañías privadas que posee el organismo que dirige Diego Bossio. Justamente, ayer LA NACION reveló que, por presión de la Anses, las empresas privadas distribuyeron un 44,6% más en concepto de dividendos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.