El impuesto al cheque obstaculiza el crédito, dice el BCRA

La entidad sostiene, además, que el gravamen fomenta la informalidad en el ámbito de la economía y el uso de cuentas bancarias a la vista
(0)
23 de abril de 2004  • 15:51

El impuesto a los Débitos y Créditos bancarios (gravamen al cheque) es uno de los principales obstáculos para la recuperación del crédito, además de que fomenta la informalidad en el ámbito económico y el traspaso de depósitos a cuentas a la vista, destacó un informe del Banco Central.

En la tercera edición del Informe sobre Inflación correspondiente al segundo trimestre de 2004, la autoridad monetaria dedica un capítulo a la relación entre el impuesto al cheque y el retorno del crédito.

En tal sentido, subraya que "el impuesto a los Débitos y Créditos en Cuentas Bancarias (Idccb), vigente desde abril de 2001, continúa erigiéndose como uno de los principales obstáculos para la recuperación del crédito, particularmente el de largo plazo".

Señala que "el análisis de diferentes variables permite verificar los diversos efectos distorsivos de este tributo, entre los que se destacan el incentivo al traspaso de fondos desde depósitos a plazo hacia cuentas a la vista y efectivo, la sobrestimulación del uso de efectivo y el consecuente fomento de la informalidad en el ámbito económico".

También remarca el informe del BCRA la incidencia de este gravamen en cuanto a "la carga fiscal sobre el capital de trabajo de las empresas menos integradas verticalmente (fundamentalmente las pymes)".

El informe explica que "asumiendo que el capital de trabajo se puede aproximar por el saldo promedio de cuentas corrientes y teniendo en consideración que la recaudación de este tributo ronda los 600 millones de pesos mensuales, surge que el costo anual para una empresa promedio que cursa todos sus movimientos de fondos operativos por medio del sistema financiero representa más de 40 por ciento".

Menos plazos fijos

En cuanto a los depósitos bancarios, menciona que "dado el bajo nivel de tasas nominales de interés vigentes, la constitución de un depósito a plazo fijo genera un costo impositivo superior al rendimiento de esa colocación", por lo que el depositante opta por las cuentas a la vista y las empresas por manejarse en efectivo.

"Cuanto menor es el plazo promedio de captación de los bancos menores son las posibilidades de que retorne el crédito a largo plazo ya que los bancos están atentos al descalce intertemporal", señala el informe del BCRA.

La alícuota general del impuesto asciende al 1,2 por ciento, que surge de 0,6 por ciento por crédito y 0,6 por ciento por débito; muy por encima de la tasa vigente en Brasil (0,38 por ciento por débitos) Colombia (0,4 por ciento por débitos), Perú (0,15 por ciento por cada transacción) y Venezuela (0,5 por ciento por débitos).

El gobierno argentino anunció la reducción de 0,6 a 0,4 por ciento la alícuota para los créditos, que compensará con la suba de los impuestos a los cigarrillos, con vistas a la paulatina eliminación del gravamen al cheque tal como acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Fuente: DyN

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.