Opinión. El interior también ofrece empleos