El marketing uno a uno, la alternativa

Un estudio de diseño presenta un avanzado sistema multimedial que permite una mejor comunicación de los productos
(0)
28 de enero de 2002  

La comunicación, la tecnología y el diseño multimedial son los fuertes de Diego Mourelos y Claudio Sanders, que en 1997 formaron Inmedia y se convirtieron en el primer estudio de diseño multimedial en la Argentina que ofrece una tarjeta CD ROM de presentación personal, de un producto o servicio, llamada I-Card.

"Nosotros fuimos los primeros en sacar las I-Card en la Argentina, hace un año y medio", contó Mourelos, de 31 años, diseñador gráfico egresado de la UBA y precursor en cuestiones tecnológicas y de diseño, teniendo en cuenta que participó en 1993 en la primera revista en nuestro país que incluía un CD ROM.

Por una necesidad de enfocarse en multimedios, Mourelos puso en marcha Inmedia, donde está a cargo de la dirección de arte, con una inversión inicial de $ 45.000, entre máquinas, softwares originales y la particularidad de estar asociados a Loop, un estudio de grabación que funciona al lado de Inmedia, lo que permite que puedan ofrecer tanto los servicios de diseño como de audio.

Sanders, de 41 años, analista de sistemas, egresado de la UTN, se unió al emprendimiento al poco tiempo de su puesta en marcha y ocupa el cargo de coordinador general. En 1999 fue el lanzamiento de la I-Card, gracias a una alianza con EPSA, la única empresa que fabrica el plástico en la Argentina y en América latina. Para que la originaria CD ROM-card, que EPSA había lanzado al mercado sin demasiada repercusión, se convirtiera en lo que hoy es la I-Card, registrada por Inmedia, hubo todo un proceso.

"Las primeras tarjetas tenían un software muy antiguo y nosotros, al mismo tiempo que salían, estábamos investigando la tecnología flash, que era lo último", explicó Mourelos. "Cuando ellos lanzaron la CD ROM-card no pasaba nada, nosotros los convencimos de hacer algo juntos; cuando vieron que lo que les proponíamos era piola, quisieron hacer una alianza", agregó Sanders.

Tarjetas a medida

Pensada como un herramienta de marketing personal o institucional, muy a la medida de cada cliente, las tarjetas tienen una capacidad de hasta 30 Mb y, en cuanto a los contenidos, puede albergar desde imágenes y textos hasta páginas web, bases de datos y música. "Se puede meter cualquier cosa", resumió Mourelos, y agregó que otra de las funciones de la I-Card es el "proyecto del one to one", ya que hay algunas tarjetas a las que se les agrega un código.

Al entrar en la página web por medio de la tarjeta, el dueño de la I-Card lo sabe y el recorrido que el usuario hace sirve para saber qué es lo que le interesa, "de alguna manera es un ida y vuelta, el one to one tiene que ver con saber quién está del otro lado, que hasta ahora ningún otro medio lo ofrecía".

Para Inmedia, los años de mayor crecimiento fueron 1999 y 2000, cuando registraron una facturación anual de $ 110.000, disminuyendo en 2001 a $ 95.000. El año último fue "malo en facturación, pero bueno para consolidar alianzas tecnológicas", según Sanders, quien consideró que el aumento del dólar, lejos de afectar el negocio, los va a beneficiar, teniendo en cuenta que con el uno a uno no podían entrar en mercados mucho más vírgenes, como los de Venezuela o Bolivia, por el tema del cambio. "Calculo que nos va a favorecer para poder exportar nuestro trabajo", expresó.

Según Mourelos, los proyectos a futuro apuntan a la expansión, "en primer lugar lo que queremos instaurar es, dentro de nuestro sitio, un sistema donde todo el trabajo esté montado en Internet y que el cliente lo pueda corregir on line, además de tratar de abrirnos a mercados de afuera, más que nada nos interesan España, Estados Unidos e Inglaterra".

Nuevos mercados

Con los avances tecnológicos que llegarían este año, como la Internet satelital, también planean abarcar mercados del interior que todavía no están muy explotados, como el de Córdoba. "Queremos poner un pie fuerte allá porque todavía no hay nada, en cuanto salga el servicio la idea es ir haciendo algunas pruebas", continuó.

La clave es innovar tanto desde las ideas como desde lo tecnológico, para poder captar nuevos mercados y clientes. "Lo que nos ha dado mucha energía para seguir con esto son dos cosas: una es que estamos haciendo lo que nos gusta contra viento y marea y la otra, que tuvimos llegada a grandes grupos empresariales a pesar de ser un microemprendimiento, cosa que es muy difícil en este país", expresó Sanders. Mourelos agregó: "Muchas veces nosotros por querer ofrecer lo último nos metemos en problemas, pero es la única forma de avanzar".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?