Tendencia. El mayor gasto en subsidios y la deuda impulsan el déficit fiscal