Opinión. El mayor opositor de los keynesianos