El mercado baila al ritmo de los datos que llegan del exterior y de la incertidumbre local