El mercado brasileño es la nueva prioridad de Pago Fácil

Antes de fines de año proyecta contar con 200 bocas en San Pablo y Río de Janeiro
Alfredo Sainz
(0)
12 de abril de 2002  

Sin descuidar el mercado local, Pago Fácil, empresa de cobranzas del grupo Macri, eligió a Brasil como su eje de crecimiento en 2002. La compañía local ya está operando en San Pablo, con la marca Pague Fácil, y ahora se prepara para desembarcar en Río de Janeiro.

"Hasta ahora contamos con sólo 15 puntos de venta en San Pablo, pero para fines de año vamos a llegar a las 200 bocas, incluyendo sucursales propias, cubriendo toda la ciudad y también Río de Janeiro", expresó Orlando Salvestrini, presidente de la empresa.

En Brasil, Pague Fácil ya tiene cerrados 25 contratos con empresas de distintos rubros a las que les realiza el servicio de cobro. Además, acaba de obtener la autorización para comenzar a operar como agente de la boleta bancaria, un sistema de pagos por medio del cual todo tipo de empresas, clubes o colegios delegan en bancos u otras instituciones -como Pague Fácil- el cobro de sus servicios.

"Sólo por medio de este acuerdo pasamos a contar con un potencial para realizar hasta 90 millones de transacciones mensuales. La gran ventaja que tenemos es que en Brasil, al igual que en la Argentina, los bancos se muestran bastante reacios a atender a los clientes que quieren pagar sus cuentas y no hay ningún otra empresa que ofrezca un servicio similar al nuestro", dijo Salvestrini.

El mercado brasileño no es un terreno desconocido para el grupo Macri. El holding Socma -que reúne a las empresas de Franco Macri- ya tiene varias inversiones en el socio mayor del Mercosur, como el frigorífico Chapecó, Enterpa Siwa (recolección de residuos), las concesionarias viales Rodovías das Colonias y Rodovía das Cataratas, la constructora Iecsa y las fabricantes de pastas Zabet, Isabela, Bacilar y Adria.

Brasil representa hoy casi la mitad de las ventas y de los empleados de Socma.

Expansión modesta

Los planes de expansión de la empresa también incluyen la Argentina, aunque son un poco más modestos.

"Tuvimos que ajustar las proyecciones por la crisis. Hasta diciembre de este año esperábamos un incremento del orden del 35% en el número de transacciones, pero ahora redujimos la proyección a una suba de entre un 10 y un 15 por ciento", manifestó el directivo.

El mayor crecimiento de la compañía se dará en el interior, donde planea inaugurar 20 sucursales durante 2002, que se sumarán al nuevo centro de operaciones que se estrenó ayer en pleno microcentro porteño.

"La crisis no nos pegó con la misma fuerza que a la mayoría de las empresas. Básicamente, porque más del 80 por ciento de nuestros clientes cobran menos de 500 pesos mensuales, así que no se vieron afectados por las restricciones para retirar dinero de los bancos", expresó Salvestrini.

Para crecer en el mercado local, la empresa selló también un par de acuerdos con las cadenas Coto y La Anónima destinados a comenzar a ofrecer sus servicios de cobro en los distintos supermercados de ambas compañías.

Pago Fácil, además, ya tenía en vigor acuerdos similares con Carrefour, Disco y Plaza Vea.

Financiamiento propio

Todos los proyectos de crecimiento se financiarán con fondos propios de la empresa, ya que por el momento en el grupo argentino congelaron la idea de sumar un nuevo socio.

En la actualidad, Socma, mediante su filial MTC, controla el 75% de las acciones de Sepsa, firma dueña de Pago Fácil. El restante 25% está en manos de la compañía norteamericana Western Union.

"En algún momento, evaluamos la posibilidad de incorporar un nuevo socio, aunque con la crisis preferimos postergar el tema. No es el mejor momento para vender una parte de la empresa, porque confiamos que en un año podemos obtener un precio mucho mayor", se sinceró Salvestrini.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?