El mercado trató de descifrar las medidas

Fuerte baja en la Bolsa, por una toma de ganancias y las prevenciones que provoca el recorte de beneficios a las empresas
Javier Blanco
(0)
11 de diciembre de 2001  

El desfavorable impacto que la suspensión de los planes de competitividad tendrá en los números de las empresas alcanzadas hasta aquí por esos beneficios, y una previsible toma de ganancias, tras la abrupta revalorización que habían tenido ciertos papeles la semana anterior (que llegó a superar al 40% en algunos casos), provocaron ayer un fuerte reacomodamiento a la baja en la Bolsa porteña.

El índice Merval, representativo de los cambios de precios que tuvieron las acciones líderes, perdió 7,58% en una rueda que siempre se movió en terreno negativo. Lo mismo sucedió entre los bonos, que afectados por los persistentes temores de que la Argentina caiga próximamente en una cesación de pagos resignaron otro 1,75% promedio de cotización, lo que provocó una suba de 69 puntos en la tasa de riesgo país.

El sensible indicador trepó hasta 4218 puntos (o 42,18%), pero la operatoria de los bonos se mostró marcadamente restringida, algo que los agentes relacionaron con la iliquidez que presentan algunos títulos luego de haberse concretado la primera fase de la operación de canje de la deuda.

Por lo demás, la semana comenzó con las mismas características de las últimas ruedas. Se mantuvo una fuerte puja por acceder a dólares físicos, con lo cual estuvo muy elevada la cotización del billete en las casa de cambio.

La única señal de distensión la aportó el comportamiento de las tasas. Los préstamos interbancarios se transaron ayer al 15% anual, unos diez puntos menos respecto del valor al que habían sido operados el viernes. El Banco Central bajó las tasas tope para las colocaciones del 11,50% anual al 8,75% en pesos y del 10,50% al 9,25% en dólares, denunciando la acelerada tendencia a la dolarización que muestran los depósitos luego de que se resolvió prohibir a las entidades pagar por las imposiciones en pesos rendimientos superiores a los que pactan por sus similares en la divisa norteamericana.

En una jornada que dejó pérdidas en casi todas las plazas del mundo, los analistas y operadores identificaron dos razones: un efecto digestión de las fuertes ganancias de la semana anterior (favorecido por la calma que entre algunos inversores se generó al anunciarse que se restablecieron las negociaciones con el FMI) y otro de desconfianza por cómo podrían afectar las nuevas medidas económicas a las empresas. Alejandro Opassi, del Lloyds Bank, se ubicó entre los que creen que la caída accionaria "es atribuible a una toma de ganancias". Pero Jorge Menéndez, de la casa bursátil homónima, consideró que la abrupta baja del Merval reflejó "el clima de desconcierto que prima entre los inversores por los permanentes retoques de medidas que hace el Gobierno".

En el mercado de bonos se notó una fuerte retracción de las operaciones. El más afectado por esta situación es el Global 08: de los 10,8 millones que estaban en circulación hasta que se concretó la primera parte del canje, sólo 1,86 millón sigue en manos de inversores. El título cotizó ayer a US$ 39,50, tras perder 8,13 por ciento.

Lo que viene

Los analistas creen que esta semana los negocios continuarán centrados en la Bolsa y que se extenderá la demanda marginal -observada la semana anterior- de quienes buscan un refugio a la incertidumbre que generaron las última medidas del Gobierno sobre los depósitos. También consideran que este panorama podría modificarse en función de las novedades que pudieran surgir en la negociación con el FMI. Se cree que en las próximas ruedas la atención se centrará en analizar los ajustes adicionales requeridos por el FMI a fin de liberar los fondos comprometidos.

Según los números que se manejan en el mercado, el viernes próximo Economía deberá afrontar el vencimiento de una Letra del Tesoro por US$ 710 millones, más otros US$ 53 millones de intereses de un bono global, lo que suma 763 millones. Sin embargo, el subsecretario de Comunicación, Juan Pablo Baylac, afirmó ayer que el Gobierno pagará sus compromisos programados para este mes con desembolsos del FMI, sin tocar las reservas del BCRA.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.