El Mercosur vuelve a acercar posiciones

Llega una misión comercial brasileña
(0)
24 de enero de 2002  

SAN PABLO.- Llega hoy a Buenos Aires la primera de una seguidilla de misiones oficiales que serán enviadas por el gobierno brasileño a la Argentina, en busca del tiempo perdido durante los últimos dos años de crisis y para retomar las negociaciones del Mercosur.

El secretario de Desarrollo de la Producción del Ministerio de Desarrollo de Brasil, Reginaldo Arcuri, encabeza la primera de las misiones ordenadas por el presidente Fernando Henrique Cardoso y el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Sergio Amaral.

En una entrevista con LA NACION, Arcuri adelantó los tres temas que serán discutidos en su visita: modificación del régimen automotor del Mercosur, integración de las cadenas productivas de la Argentina y Brasil, y utilización del modelo de compañías binacionales como forma de facilitar la instalación de las empresas en los distintos países del bloque.

"Pero no voy a negociar nada. Son sólo conversaciones preliminares, para poner los temas sobre la mesa y conocernos mejor", dijo Arcuri, que se reunirá por primera vez con el secretario de Industria argentino, Eduardo Brown; el subsecretario de Integración Económica y Mercosur, Jorge Hugo Herrera Vegas, y el secretario de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales, Martín Redrado.

Régimen automotor

Sobre el régimen automotor, Arcuri explicó que en esta visita particular no habrá conclusiones. "Pretendo retomar el diálogo interrumpido en julio pasado", dijo. La Argentina le propuso a Brasil, en encuentros recientes, rediscutir todo el régimen automotor para eliminar las condiciones que obligan a no superar un cierto flujo de comercio de autos en relación con el vecino.

Esta regla había sido pedida por los negociadores argentinos para evitar una invasión de automóviles brasileños, pero terminó siendo perjudicial, porque como las ventas de vehículos de Brasil a la Argentina cayeron por la recesión, la Argentina tendría que haber reducido también sus ventas a Brasil.

Eso no ocurrió, la Argentina violó esa norma, y hoy el país debería una multa de entre 100 y 300 millones de dólares. Brasil ya dio señales de que estaría dispuesto a olvidar esa multa. Con sutil ironía, Arcuri deslizó como conclusión: "La experiencia es que todos ganamos mucho si profundizamos más la comprensión de lo que realmente queremos". Un nuevo régimen automotor puede ser anunciado en la reunión cumbre de presidentes que debe ser agendada para dentro de los próximos 45 días por la Argentina.

El segundo tema de la agenda será el de la integración de las cadenas productivas. "La idea es poder sustituir importaciones de otros países y fabricar el producto completo dentro del Mercosur, para luego exportarlo al mundo con mayor valor agregado", explicó Arcuri. Esa integración de cadenas productivas ya existe hoy en el mercado de muebles, en el que la Argentina le vende a Brasil determinadas maderas y Brasil fabrica los muebles, y viceversa.

El tercer tema es el de las empresas binacionales. Se trata de una clasificación creada décadas atrás por la Argentina, Paraguay y Brasil para que las empresas compuestas por capital de alguno de esos países puedan tener las mismas ventajas -participación en licitaciones y obras públicas, por ejemplo- que las nacionales. El instrumento ya existe, pero Brasil propone ampliarlo, difundirlo y facilitarlo. "Sería un instrumento más para facilitar la integración", agregó Arcuri.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?