Incertidumbre. El Merval, aturdido por los ruidos internos