El nuevo AIRBNB: Cómo hacer del nido vacío una fuente de ingresos

Nesterly, una plataforma que conecta a propietarios mayores con inquilinos más jóvenes, está ayudando a solucionar los problemas de vivienda en los Estados Unidos
Nesterly, una plataforma que conecta a propietarios mayores con inquilinos más jóvenes, está ayudando a solucionar los problemas de vivienda en los Estados Unidos Crédito: Shutterstock
(0)
31 de enero de 2018  

La casa de Brenda Atchison en el suburbio de Roxbury en Boston pertenece a su familia desde 1946 y ha vivido allí casi toda su vida. A los 66 años tiene el nido vacío: describe su casa como cuartos que acumulan polvo. Pero los gastos van en aumento y su capacidad de ganar dinero se va reduciendo. Tenía claro que quería quedarse en su casa pero no sabía cómo atraer un inquilino para obtener un poco de dinero extra. Entonces supo de Nesterly. El producto de Noelle Marcus y Rachel Goor, dos recientes graduados del programa de maestría del MIT en urbanismo, se basa en una idea bastante simple: se conecta a gente joven que necesita vivienda a precios accesibles con adultos mayores que cobran precios accesibles -incluyendo su ayuda en la casa- por los cuartos libres en sus hogares.

Atchison inmediatamente se ofreció como voluntaria para el programa piloto de Nesterly. La contactaron con un joven estudiante griego de nombre Phoebus que estaba haciendo investigaciones para un doctorado en arquitectura. "Desde el momento que pasó la puerta encajó bien", dice Atchison. "Pareció sentirse totalmente cómodo. Eso me gustó. Desde entonces siempre ha sido así. No podría haber pedido nadie mejor".

Desde que se mudó a la casa en septiembre, Phoebus ayuda con lo que Atchison necesite. Sacó la antigua alfombra y puso una nueva, y rastrilla las hojas para que no tapen los desaguaderos. Por cada hora que trabaja se reduce en un monto acordado su alquiler. Atchison dice que no tiene problema en ayudar con lo que sea que le pida. Pero ha habido otros beneficios, de tipo social. Ella ha llevado a Phoebus a ver arquitectura en el barrio y él cocina comida griega para ella.

Lo genial de Nesterly es que resuelve dos problemas con una solución elegante. La crisis de viviendas accesibles hace difícil a los trabajadores de bajos salarios y los jóvenes encontrar lugares donde vivir. Un informe de 2014 de la Comisión de Viviendas de los Estados Unidos concluyó que no había un solo estado en el que un empleado de tiempo completo que ganara el salario mínimo pudiera pagar el alquiler de un departamento de dos ambientes a los precios de mercado. El problema es particularmente serio en las grandes ciudades.

Y hay una segunda crisis de vivienda en marcha, la de los estadounidenses que envejecen. Un informe del Centro Conjunto de Estudios de la Vivienda de la Universidad de Harvard dice que para 2035 un tercio de los hogares estadounidenses tendrán como jefe a alguien de más de 65 años. Pero al envejecer las personas también aumenta el número de personas mayores que viven solas. Y con mucha gente mayor viviendo en lugares solo accesibles por auto, eso va a significar horas solos. Los estudios muestran que la soledad puede tener un serio efecto sobre la salud de la gente mayor e incluso causar muerte prematura.

Pese a lo debilitante que puede ser la soledad, los mayores no quieren dejar sus casas. Según estudios de la Conferencia Nacional de Legislaturas Estaduales y el Instituto de Políticas Públicas AARP, casi el 90% de las personas de 65 años quieren vivir en sus casas todo el tiempo que puedan. Es la idea de "envejecer en el lugar" o quedarse en su comunidad original e idealmente en su hogar, al sumarse los años. Pero con el alza de los precios de la vivienda y la inflación, puede ser difícil permanecer aunque esté bien físicamente.

Todo esto significa que hay y seguirá habiendo mucha gente mayor con lugar sobrante en sus hogares y el deseo de un poco de dinero extra. Durante el huracán Sandy, Marcus recibió a su abuela en su departamento de Nueva York cuando fue evacuada y se sintió inspirada por el programa de Airbnb de albergar a gente desplazada de sus hogares gratis. Comenzó a preguntarse: "¿Qué pasa si no solo les damos vivienda a turistas, sino a gente que necesita un lugar permanente?".

Marcus y Goor crearon Nesterly y se sumaron a una aceleradora de startups de MIT en diciembre de 2016 con la misión de usar un modelo intergeneracional para ayudar a gente joven a encontrar vivienda accesible dando al mismo tiempo a ciudadanos mayores la oportunidad de quedarse más tiempo en sus hogares.

Su solución no es totalmente nueva. En Alemania casas multigeneracionales unen un jardín de infantes con un centro comunitario para gente mayor. En todo EE.UU. algunos adultos mayores deciden sumarse a casas colectivas con gente de todas las edades en vez de comunidades para jubilados. La Universidad de Nueva York recientemente lanzó un programa similar a Nesterly para encontrar vivienda para sus estudiantes.

La plataforma de Nesterly se apoya en esta oleada de interés en la vida multigeneracional. Y a diferencia de otros servicios, Nesterly ofrece algún nivel de verificación. Una vez que alguien que busca un lugar para quedarse y crea su perfil, la información que presenta es verificada por un tercero. Se les pide que den el correo electrónico de anteriores anfitriones con los que hayan alquilado y Nesterly contacta a sus referencias. También se verifica a los anfitriones cuando se inscriben y ofrecen un cuarto a través de la plataforma.

En septiembre el dúo se asoció con la ciudad de Boston y lanzó el programa piloto en el que participó Atchison, con ocho experiencias en el área. Ahora han abierto la plataforma a personas que viven en Boston, donde cualquiera que busque vivienda puede crear un perfil y encontrar un anfitrión para el plazo que necesiten vivienda. Es gratis crear una cuenta y buscar en la plataforma, pero una vez que se consigue vivienda Nesterly exige un arancel de entre US$95 y US$195, según la duración de la estadía, lo que es mucho menos que la comisión típica de una agencia inmobiliaria. La compañía también cobra un pequeño arancel mensual de servicios ya que ofrecen atención las 24 horas y un sistema de pago automatizado a través del cual los jóvenes pagan su alquiler a los anfitriones mayores.

Es como Airbnb para vivienda accesible pero con algunas diferencias notorias. Marcus y Goor han optado por asociarse con las autoridades de Boston, a diferencia de Airbnb, que se ha enfrentado con muchos gobiernos municipales. "Muchas otras compañías de la economía de compartir están chocando con la normativa, por lo que asegurarnos de estar trabajando con los funcionarios municipales desde el primer día asegura que hacemos esto bien y que no estamos metiendo a los propietarios en problemas en el futuro, en particular porque estamos trabajando con gente mayor", dice Goor.

Además, sus motivos son diferentes. Los fundadores de la compañía están concentrados en fortalecer la presencia de Nesterly en Boston, en particular dado que la ciudad tiene miles de estudiantes que buscan vivienda antes del comienzo del semestre de primavera. Pero tienen la mira puesta en algo más elevado. Marcus dice que han recibido miles de correos en los últimos meses de gente de otras ciudades que expresa su apoyo a Nesterly y pregunta cuándo estará operando la compañía en su ciudad. En el próximo año Marcus y Goor esperan expandirse a más ciudades norteamericanas, especialmente a medida que se agrave la crisis de la vivienda accesible. "Este es el tipo de iniciativa empresaria que realmente se necesita", asegura Marcus. "Nos importan las personas que no tienen respuesta y estamos solucionando problemas reales".

Katherien Schwab - Fast Company

Traducción Gabriel Zadunaisky

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.