El nuevo plan de empleo cubriría sólo un 40% del desempleo