El país ingresó formalmente en default