El país, libre de aftosa con vacunación

La Oficina Internacional de Epizootias (OIE) otorgó el reconocimiento, luego de un año y medio sin nuevos focos virales
Cristian Mira
(0)
24 de mayo de 2003  

La lucha contra la fiebre aftosa, una enfermedad que no afecta las personas, pero causa enormes pérdidas económicas a la ganadería, tuvo ayer otro hito histórico. A partir del 6 de julio próximo, el país recuperará oficialmente el status de país libre de aftosa con vacunación.

Así lo decidió ayer la asamblea general de la Oficina Internacional de Epizootias (OIE) en París, según informó el presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Bernardo Cané.

La disposición del máximo organismo sanitario animal en el nivel mundial acelerará la apertura de mercados de exportación para las carnes que aún no habían sido abiertos pese a que no se registran focos en el país desde enero de 2002.

"Colombia y otros países que no cuentan con servicios sanitarios poderosos ya mostraron su disposición a reanudar las importaciones", dijo Cané, en diálogo telefónico con LA NACION, desde París.

La comisión técnica de la OIE aceptó el pedido argentino de reducir el plazo para certificar el status de país libre de aftosa con vacunación de dos años a 18 meses del último brote. En la Argentina ocurrió en enero del año pasado, por lo que si prevalecía la norma anterior debía esperarse a mayo de 2004 para recuperar la categoría sanitaria. El presidente del Senasa aclaró que la asamblea de la OIE estableció la fecha del 6 de julio próximo porque ese día se cumple el lapso de un año y medio sin detectarse brotes.

"Esto nos demuestra que, cada vez más, se está interpretando el criterio de que los países que vacunan pueden tener condiciones sanitarias similares a las de aquellos que no vacunan", añadió Cané. Esa opinión se sustenta en los daños que sufrió Europa cuando también padeció un rebrote de la enfermedad hace dos años. "El delegado británico recordó que, por la aftosa, en el Reino Unido se suicidaron 75 granjeros, se perdieron 12.000 millones de dólares y debieron sacrificarse cuatro millones de cabezas de ganado", explicó el funcionario.

El vicepresidente de la Cámara de Exportadores de la República Argentina y experto en fiebre aftosa, Alberto de las Carreras, consideró que la decisión de la OIE es "una muy buena noticia". Sostuvo que en los próximos años los países que aún exigen el status de libre de aftosa sin vacunación para comprar carne deberán aceptar que aquellas naciones que vacunan y no poseen la enfermedad no presentan riesgos de contagio.

Sin focos

La Argentina tuvo el status de país libre de aftosa sin vacunación sólo por tres meses, entre mayo y agosto de 2000, luego de que el gobierno de Carlos Menem decidió dejar de vacunar, en 1999. La reaparición de brotes en Formosa, Corrientes y Entre Ríos en agosto de 2000 provocó una verdadera conmoción. El virus se propagó rápidamente, pese a los intentos del gobierno de Fernando de la Rúa por ocultar su existencia. En marzo de 2001, la Argentina reconoció oficialmente la existencia de la enfermedad y se cerraron unos 77 mercados.

Tras la reasunción de Cané al frente del Senasa, en abril de 2001, se puso en marcha un plan masivo de vacunación de todo el rodeo ganadero con el apoyo de los productores agropecuarios. "La aplicación de más de 270 millones de dosis de nuestra vacuna en cinco campañas consecutivas mostró resultados contundentes: el control de la enfermedad se logró de manera mucho más rápida que durante la campaña 1990-1997: nueve meses versus cuatro años", señaló Guillermo Mattioli, gerente general de Biogénesis.

Sólo por caída de exportaciones se perdieron US$ 500 millones, a lo que se debe sumar el cierre de frigoríficos, la baja del precio del ganado y la pérdida de miles de fuentes de trabajo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.