El país pierde terreno como semillero de start ups de alto impacto

Un índice regional muestra el rezago ante la mejora de las condiciones en otras naciones
Luján Scarpinelli
(0)
26 de octubre de 2015  

Las condiciones para crear una empresa de alto impacto en la Argentina están en retroceso, en comparación con otros países de la región, que mejoraron sus plataformas de lanzamiento de nuevas compañías.

Aunque continúa entre los cinco entornos más favorables dentro de América latina, en los últimos tres años, el país perdió el lugar como escolta de Chile, que se consolidó, y fue superado por Costa Rica y Brasil. Esa situación dejó a la tierra del tango acechada por Colombia, que cambió su escenario para emprendedores y avanzó en la escala.

El ranking es producto de una investigación sobre las condiciones para el nacimiento y la expansión de emprendimientos de alto impacto, capaces de convertirse en empresas generadoras de empleos. Los países se ordenan en función de un índice que contempla indicadores sociales, culturales y económicos, elaborado por el Programa de Desarrollo Emprendedor (Prodem), del Instituto de Industria de la Universidad Nacional de General Sarmiento.

Según su evolución entre 2012 y 2015, el informe diferencia entre dos grupos de naciones: ganadores y perdedores. La Argentina entra en el segundo. Particularmente, entre los que quedan rezagados "como consecuencia del avance de otros que los dejan atrás", indica el análisis del Prodem. Un similar "retroceso relativo" experimentó Uruguay, que pasó del quinto al séptimo escaño. A diferencia de México, cuya pérdida de posiciones se debió a la propia desmejora.

Según evalúa Susana García-Robles, principal oficial de inversiones en etapa temprana del Fomin (BID) citada en el reporte, el ranking constituye una herramienta para ponderar fortalezas y debilidades que permitan actuar en consecuencia, sobre todo en un momento de definiciones estratégicas. "Los motores que dinamizaron el crecimiento económico de los países latinoamericanos durante casi una década están perdiendo fuerza", dice. Y eso "plantea la necesidad de pensar en fuentes de crecimiento y desarrollo diferentes", como los emprendimientos y la innovación.

Frente a este contexto, la Argentina se encuentra en un estancamiento. "Aunque el reporte señala que el valor del índice permaneció en el mismo nivel, no significa que las dimensiones hayan quedado estáticas", explica Hugo Kantis, director del Prodem. En cambio, fue producto de un "efecto combinado de resultados contrapuestos".

"Por un lado -se escribe en el informe- hubo un desmejoramiento significativo en las condiciones de la demanda". Una mala noticia para los emprendedores. "Además, algunas mediciones reflejan un deterioro en las condiciones de la cultura, dimensión que venía siendo una fortaleza", añade.

Del otro lado de la balanza, la investigación reconoce "ciertos avances en la implementación de algunos programas e iniciativas de apoyo al emprendimiento", que permitieron pasar este aspecto del debe al haber, aunque sin transformarse del todo en una fortaleza.

Existe otro factor con signo positivo: el capital humano emprendedor, definido como "la existencia de emprendedores capaces de construir propuestas de valor potentes". En ese sentido, pese a destacar una importante brecha entre América latina y los países desarrollados, el Prodem destaca la educación a nivel local: "La Argentina exhibe valores medio-altos que reflejan el elevado acceso al sistema de educación superior, junto con el avance de la educación emprendedora en las universidades".

Kantis describe a la región como un espacio de colaboración y, a la vez, de competencia. Y advierte el peligro de retroceder comparativamente. "Que la Argentina pierda posiciones relativas es relevante porque se vuelve menos atractiva para retener, desarrollar y atraer talento", argumenta. Por ejemplo, los atractivos programas para entrepreneurs de países como Chile (una estrategia de formación hacia adentro) son una vía de fuga.

Una de las falencias más graves entre las condiciones estructurales de la Argentina subrayada por el estudio es el financiamiento. Dependerá del que tome la posta que el índice sea algo más que un ejercicio teórico.

Diagnóstico

Para la acción

El índice en que se basa el ranking pondera datos del Banco Mundial, el Global Entrepreneurship Monitor y otros. La visión optimista indica que, por ser un índice estructural, puede haber acciones positivas actuales que se reflejarán en el largo plazo.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.