El país sobrecumplió la meta de superávit fiscal con el FMI

En enero llegó a $ 1588,4 millones, casi $ 500 millones más que la pauta de todo el trimestre
(0)
25 de febrero de 2004  

El Ministerio de Economía anunció ayer con evidente alegría que el superávit fiscal primario de enero superó con holgura la meta de todo el primer trimestre comprometida con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En el primer mes del año, el ahorro fiscal total ascendió a $ 1588,4 millones, mientras que el resultado del Tesoro fue de 1092,5 millones. La pauta con el FMI fijaba un objetivo de $ 1100 millones para el período enero-marzo, por lo que el sobrecumplimiento, en un solo mes, llegó casi a 500 millones. Ahora se espera que la cifra trimestral se ubique entre 2500 millones y 2700 millones de pesos.

El secretario de Hacienda, Carlos Mosse, presentó estos números a los técnicos de la misión del Fondo Monetario que encabeza John Dodsworth. Durante una tranquila reunión de 45 minutos, los hombres del organismo multilateral verificaron el estado de las cuentas en 2003, que -tal como informó LA NACION- culminaron con un superávit anual del 3,06% del PBI.

Con pocas preguntas agudas por parte de la misión, al menos en este round, el Palacio de Hacienda espera que la próxima revisión (la tercera, en junio próximo) comience a ser más puntillosa, ya que el Fondo aprovechará ese momento para avanzar sobre las metas de 2005.

Mientras tanto, las expresiones en el cuarto piso del Ministerio eran de calma. "Fue la misión más tranquila del último año", afirmó a LA NACION una fuente del equipo económico. Un piso más arriba, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, anunciaba personalmente los resultados fiscales junto con Mosse y con el subsecretario de Presupuesto, Raúl Rigo.

Objetivo superado

"El superávit del primer mes es superior a la meta de superávit fijada para todo el primer trimestre; básicamente es el resultado de una muy fuerte suba de los ingresos, y a su vez, una baja de gastos", señaló Lavagna en una conferencia de prensa desarrollada en el Salón de Cuadros.

En enero de 2003, el superávit primario había sido de 854,1 millones de pesos. Este año, el resultado fue impulsado por la recaudación de impuestos, que marcó un récord, $ 7160 millones, y una baja del gasto. Según la planilla del sector público, en enero hubo ingresos corrientes por $ 7763,7 millones de pesos y gastos corrientes por $ 6056,1 millones.

Por otro lado, el Gobierno pudo exhibir un resultado más abultado en enero al haber adelantado gastos a diciembre por unos $ 400 millones en concepto de aguinaldos y pago de jubilaciones.

Además, el ministro destacó que en enero el Estado canceló las deudas por reintegros a las exportaciones y con las universidades. Por otra parte, Lavagna reiteró que el excedente fiscal no abre el camino para rediscutir la propuesta formulada a los acreedores, sino para atender los compromisos ya establecidos, como el pago de Boden y de Bocon.

Sin embargo, los analistas del sector privado consideran que el buen desempeño fiscal le colocará presión al Gobierno en la discusión de las cifras del año próximo con el FMI, que también está ligada a la renegociación con los acreedores privados. Consultados, Miguel Bein y Orlando Ferreres consideraron que el campo fiscal no presentará complicaciones en los próximos meses y destacaron la "disciplina" oficial en materia de gasto.

El ex viceministro del primer tramo del gobierno menemista indicó que "el Gobierno tiene la conducta de una administración ortodoxa, aunque algunos la califiquen como populista". "A Kirchner siempre le gustó tener reservas y solvencia", sostuvo Ferreres.

Por su parte, el ex secretario de Política Económica de la Alianza dijo que "al tener un buen nivel de recaudación y bajar la deuda flotante, la Secretaría de Hacienda está formando un colchón que siempre es útil para cuando llegan los momentos complicados".

Bein opinó que el superávit de enero refleja un "resultado explosivo", que asegura la sustentabilidad fiscal del acuerdo con el Fondo. De todos modos, tanto Bein como Ferreres consideraron que en junio el Gobierno deberá "sincerarse", cuando comience a discutir las pautas para los próximos dos años del stand by.

"El FMI quería que en 2004 haya un superávit del 4% y que en 2006 sea del 5 por ciento, así que posiblemente el Gobierno tenga que ceder algo", afirmó Ferreres.

De todos modos, Bein consideró que el Gobierno ya está sobrecumpliendo la pauta del 3 por ciento planteada para este año. "Si se toma en cuenta la cifra de enero, estamos en un superávit del 4,5 por ciento y, sin considerar el adelanto de gastos, sería del 3,5 por ciento", concluyó.

Sin modificaciones en Ganancias

  • El ministro Roberto Lavagna desmintió en forma tajante que se analice la modificación del mínimo no imponible en el impuesto a las ganancias. El subsecretario de Ingresos Públicos, Mario Pressa, había dicho ayer en una entrevista con Infobae que el FMI está presionando para ampliar la base de ese tributo. Pero Lavagna aclaró que "no va a haber modificaciones", al ser consultado sobre la posibilidad de reducir el mínimo no imponible de ese impuesto. Además, el secretario de Hacienda, Carlos Mosse, desmintió que el tema haya sido debatido con la misión del Fondo que está en el país.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.