Serio, pero no solemne. El peso de la "micro" en la economía de cada uno