El piloto que dejó los autos de carrera para venderles a los chinos carne argentina

Eric Lichtenstein, junto a clientes chinos
Eric Lichtenstein, junto a clientes chinos
María Julieta Rumi
(0)
5 de agosto de 2019  • 09:56

A los 24 años, se puede decir que Eric Lichtenstein ya tiene varias vidas en su haber. La primera como piloto de karting, disciplina en la que obtuvo 16 títulos. Luego saltó a los automóviles de turismo en el Top Race Series y se retiró después de participar en la Fórmula Ford inglesa y la categoría GP3 Series. Viajando conoció China y le encantó por lo que decidió instalarse con su empresa de importación de carnes y se focalizó en los cortes premium que vende a hoteles internacionales y servicios de catering.

La empresa es Lichtenstein Prime y originalmente era de su padre y de su tío, pero hace tres años se fundió en parte porque sus antecesores no pudieron entender la cultura china. "Se perdió el capital de ellos y la inversión que yo había hecho que, en ese momento, era todo el dinero que tenía. Mi madre vendió un departamento por US$300.000 y con eso fue que revitalizamos la empresa y pudimos salvar lo poco que quedaba y algunos clientes y eso fue lo que tuvimos para arrancar todo el negocio", contó en diálogo con LA NACION.

En ese entonces, tenía 21 años, hace tres que no corría y con su hermano Ron, de 18, se repartieron las tareas: Eric quedó a cargo de la parte financiera comercial para conseguir acuerdos en China y Ron -que también vive en Shanghái, pero viaja mucho a la Argentina para ver la carne de los frigoríficos- de la parte operativa y logística.

"Tenés tres calidades de carne. La premium que es la AB, la CD y la EF, que es la carne manufacturada. Una de las decisiones que tomé fue comprar solo AB. Empecé a trabajar y fuimos creciendo. Hoy proveemos a hoteles cinco estrellas como el Four Seasons, el Hyatt, a servicios de catering, escuelas internacionales y a supermercados como Carrefour. También tenemos un e-commerce del que somos accionistas que se llama Kate and Kimi", detalló Eric y dijo que hasta este año eran la compañía más grande llevando carne premium de la Argentina.

En China tienen tres oficinas en Shanghái, Pekín y Dongguan con 16 empleados y personal indirecto porque subcontratan y tercerizan la logística. Por la carne premium facturan US$1,8 millones anuales y por lo que es carne commodity, US$9 millones al año.

Consultado acerca de los planes a futuro, Lichtenstein dijo que al estar trabajando con varios hoteles quieren extenderse a las cadenas y sumar restaurantes, cantinas y distribuidores gubernamentales.

Eric y Ron hablan chino y dicen que esto es vital para moverse en el país, porque muchos empresarios no saben inglés y con un traductor se pierde parte de la conversación. "Hay una diferencia cultural abismal y lo que me sorprende es que el argentino evolucionó un montón y se está amoldando bastante bien a la cultura china. Hay diferencias en la forma de pensar y trabajar pero nos llevamos bien", concluyó Ron. Como si la vida de los dos no fuera lo suficientemente excepcional, su hermano mayor es baterista de la banda Tan Biónica, que actualmente está en un impasse.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.