El plan sería aprobado en Diputados

Contaría con el apoyo de la Alianza, Acción por la República y los partidos provinciales; el justicialismo se opone
Laura Serra
(0)
25 de octubre de 2000  

El promocionado paquete de medidas para alentar la inversión en el país, presentado anteayer por el Ministerio de Economía, generó reacciones diversas en la Cámara de Diputados: mientras que el oficialismo enfatizó su apoyo, la oposición -en especial el justicialismo- le dedicó severas críticas, ya que considera que sólo beneficia "a los sectores más poderosos de la Argentina".

Este panorama anticipa, a priori, un arduo tratamiento legislativo de las medidas anunciadas por la cartera económica. De todas maneras, la Alianza -que posee la primera minoría en la Cámara baja- estima que, con el apoyo de diputados provinciales y de los de Acción por la República, logrará saltar la primera valla y dar media sanción a las medidas en la Cámara baja sin mayores complicaciones.

El secretario de Hacienda, Mario Vicens, estimó ayer que dichas iniciativas provocarán un impacto fiscal estimado en 250 millones de pesos para el año próximo. Frente a los diputados que integran la Comisión de Presupuesto anticipó, sin embargo, que esa cifra se incrementará sustancialmente (en alrededor de 800 millones de pesos) en el año 2002. El funcionario aclaró, no obstante, que las iniciativas serán financiadas con una serie de ingresos a partir de la venta de inmuebles del Estado (entre 1000 y 1500 millones de pesos), la ampliación anticipada de las concesiones de gas y de petróleo (400 millones) y el ingreso de un socio privado para la AFJP del Banco Nación (300 millones).

"Da la sensación de que, con estas medidas, el Gobierno ha recreado una nueva alianza estratégica con los sectores más poderosos del país: el petrolero, el de las comunicaciones y el de la informática", enfatizó, frente al funcionario, Oscar Lamberto (PJ-Santa Fe).

El diputado Gabriel Dumón (UCR-Buenos Aires) rechazó las palabras de Lamberto. "Su particular argumento da a entender que los bancos deberían cerrar para que no se beneficien", sostuvo, a la vez que pidió al justicialismo su colaboración para aprobar las medidas, porque de lo contrario "se hunde el país". "Las medidas dispuestas son reactivantes y favorecerán la inversión -anticipó-. Pero, además, beneficiarán particularmente a las Pyme y al campo."

Sin embargo, los argumentos del oficialismo no convencieron al PJ. La diputada Cristina de Kirchner (Santa Cruz) enfatizó que la decisión del Gobierno de prorrogar unilateralmente las concesiones de gas y petróleo por diez años, sin previa consulta con las provincias, será una medida "inconstitucional".

Ante la enérgica reacción de la diputada, Vicens sostuvo que la prórroga anticipada de las concesiones no requiere una ley del Congreso y que constituye una facultad que puede ejercer el jefe de Gabinete.

En el justicialismo también se criticó que el Ministerio de Economía pretenda financiar el impacto fiscal de las medidas anunciadas con la venta de inmuebles. El diputado Eduardo Di Cola (PJ-Córdoba) sostuvo que Economía está haciendo "ilusionismo financiero", ya que dichos inmuebles están comprometidos para solventar el plan de infraestructura acordado con las provincias.

Estas y otras voces evidenciaron la severa postura crítica del justicialismo hacia las medidas del Ministerio. Más apaciguadora anticipa ser la posición de Acción por la República. "El paquete de anuncios tiene un sentido positivo, porque se orientan a atraer más inversiones. Sin embargo, desde mi bloque creemos que podría haber sido más ambicioso", sostuvo el diputado Jorge Baldrich (Mendoza).

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.