El precio de la canasta básica alimentaria bajó a $329,24 en abril

(0)
8 de mayo de 2003  • 19:48

Una familia tipo necesita 329,24 pesos por mes para adquirir la mínima alimentación necesaria para vivir, según datos que difundió hoy el Instituto de Estadística y Censos (INDEC).

Los hogares compuestos por un matrimonio y dos hijos que no alcanzan este ingreso son considerados indigentes, mientras los que obtienen salarios entre ese valor y 717,75 pesos son pobres, de acuerdo con la información oficial.

Durante abril la canasta básica alimentaria cayó en 1,2 por ciento, respecto al mes anterior.

Desde la salida de la convertibilidad el precio de los alimentos básicos creció un 76,2 por ciento, mientras que la inflación general acumulada es de 44,5 por ciento.

Esto marca que el segmento más pobre fue el que más sufrió los efectos de la devaluación, pues la canasta básica sólo contiene alimentos que suministran los requerimientos kilocalóricos imprescindibles.

En cambio, la canasta básica total (CBT) que marca la línea de pobreza, incluye el acceso a una serie de bienes y servicios.

Este índice bajó en abril 0,73 por ciento, que se suma al retroceso de 0,60 por ciento que había mostrado en marzo.

Pese a esta mejora y de acuerdo con los datos oficiales, aún el 60 por ciento de las familias en la Argentina no cuentan con los ingresos necesarios para satisfacer sus necesidades de alimentación y de bienes y servicios.

La leve mejora que se observó en abril se fundamentó en un retroceso del 0,3 por ciento en los precios de alimentos y bebidas.

Influyó en este resultado una caída de 5,7 por ciento en aceite de maíz, de 5,1 por ciento en el queso cremoso, de 4,2 por ciento en prepizzas, de 2,1 por ciento en fideos y del orden de 1 por ciento en algunos cortes de carne.

No obstante estas disminuciones se vieron compensadas por alzas de 10,8 por ciento en queso reggianito, de 2,1 por ciento en queso crema, de 1,1 por ciento en huevos, 0,8 por ciento en pollo, 1,7 por ciento en salchichas de viena y 0,4 por ciento en leche en polvo.

Las frutas y hortalizas tuvieron un comportamiento variado. El precio de la lechuga se desplomó 42,9 por ciento y el de la naranja 14,6 por ciento. En cambio el tomate acusó un alza de 14,4 por ciento y la banana de 3,2 por ciento.

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.