El primer empleo: ¿sueldo o experiencia?

Priorizar la remuneración o la carrera a futuro,el corto o largo plazo, ésa es la decisión de fondo
Paloma Bigio
(0)
27 de julio de 2015  

Lo primero que se debe tener en cuenta es hacia qué lado se inclina más la balanza. Lo segundo, qué actitud tomar. Al momento de insertarse en el mercado laboral es muy común que se den los opuestos sueldo versus obtener experiencia o, incluso, versus vocación, y carrera corporativa contra emprender el propio camino. Los tres casos requieren de flexibilidad por parte del postulante y una toma de decisión personal y consciente.

La balanza suele inclinarse hacia el lado de adquirir experiencia cuando se trata de los recién recibidos. "Es muy común que los egresados acepten sueldos bajos con tal de obtener experiencia en una compañía reconocida", explica Milagros Fossati, de Biset + Fernández Löbbe.

En cambio, priorizar el sueldo y no la vocación es lo que más se observa entre los jóvenes que, mientras estudiaban, comenzaron su vida laboral en un empleo que no estaba relacionado con su carrera. Una vez que se reciben, se enfrentan al hecho de que el sueldo relacionado con su profesión es mucho menor que el de su puesto actual, dado que deben empezar de cero, sin experiencia. "Muchos se desilusionan al darse cuenta de que deben resignar ingresos para seguir su vocación; algunos ni llegan a terminar la carrera y los que se reciben quizá no ejercen su profesión por no querer ganar menos", explica Fossati. Estos casos son, según Miguel Terlizzi, director general de HuCap, los escenarios más frecuentes y causales de abandono de carrera y de rotación laboral.

A veces, pedir el pase de área podría ser una solución. "Un cambio lateral dentro del ámbito donde ya se trabaja es una solución posible, siempre y cuando exista el área de la profesión buscada", recomienda Alejandro Melamed, director general de Humanize Consulting.

Los especialistas observan que, dentro de la generación Y, no todos los jóvenes se imaginan desarrollándose laboralmente en una empresa durante muchos años. "Hay muchos que prefieren armar su propio emprendimiento y no estar mucho tiempo en una empresa", dice Melamed. Terlizzi observa que "estas generaciones se caracterizan por la impaciencia, por la necesidad de ver resultados en el corto plazo y, muchas veces, incluso aún sin estar preparados, se sienten aburridos y se lanzan a emprender". Pero aclara: "Para el desarrollo de negocios propios, en muchos casos, es necesario un recorrido previo en empresas".

Según Melamed, los programas de jóvenes profesionales y las alianzas entre universidades y empresas son la mejor respuesta para encontrar "equilibrio entre buen sueldo y primer empleo relacionado a la vocación". Pero, claro, se requiere flexibilidad, tener muy en claro qué se quiere priorizar y saber buscar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?