Opinión. El primer manotazo fue a las reservas, ¿qué viene después?