El real, en picada