El real sigue en baja y contagia más desconfianza hacia el peso

Lleva 5 días cayendo frente al dólar y reaviva temores que aquí se reflejaron en otra suba del paralelo, que quedó a las puertas de los $ 15
Lleva 5 días cayendo frente al dólar y reaviva temores que aquí se reflejaron en otra suba del paralelo, que quedó a las puertas de los $ 15
Javier Blanco
(0)
29 de julio de 2015  

Las reiteradas señales de debilidad que entrega a diario el real frente al dólar en Brasil, en momentos en que la administración que encabeza Dilma Rousseff parece avalar el ajuste cambiario que propicia el mercado, no hicieron más que acentuar la desconfianza local hacia el futuro del peso.

Esa desconfianza torna estériles los distintos intentos que en los últimos días ensayó el Gobierno de tratar de frenar la dolarización de ahorros y carteras de inversión, que se reinició hace poco más de un mes, en procura de llegar a las elecciones como si nada ocurriera.

La señal más indicativa al respecto la dieron los precios libres del dólar en la plaza local, que retomaron esta semana su impulso alcista aun cuando el Banco Central (BCRA) forzó a los bancos a subir desde anteayer de 1 a 7 puntos las tasas que pagan por mantenerse en pesos y a plazo fijo.

En este sentido hay que anotar la renovada carrera alcista que ensaya el dólar paralelo, que volvió a rozar ayer los $ 15 para la venta antes de replegarse levemente al final y cerrar a $ 14,97.

De esta manera, se encareció 2,2% al cabo de una jornada en la que duplicó su ritmo de ajuste respecto a la rueda previa (venía de avanzar 16 centavos anteayer y sumó otros 32 centavos ayer), algo que en el mercado adjudican al "ruido" que agrega a la plaza la situación en Brasil.

"Nuestro tipo de cambio real bilateral con Brasil se ha desplomado hasta equipar el nivel de 1998. Semejante deterioro de la competitividad frente a nuestro principal cliente industrial es un dato cuya gravedad no puede ser subestimada", recordó en su último informe el economista Federico Muñoz.

Temor al efecto caipirinha

"Los argentinos no desconocen que una devaluación en Brasil casi nos condena a hacer lo propio. Lo aprendieron de manera dolorosa, por eso lo tienen presente", explicó un operador que opina que el contagio de desconfianza sólo podría frenarse si la situación cambiaria de ese país (y mayor socio comercial) se estabilizara.

Hasta aquí, nada indica que eso vaya a suceder en el corto plazo. Ayer el real se depreció por quinto día consecutivo frente al dólar para seguir hundido en mínimos de 12 años...

Y, si bien terminó cayendo apenas 0,14 % (la divisa cerró allí a 3,37 reales), lo hizo en un contexto de estabilización del resto de las monedas emergentes y de la región que flotan, al especularse que el temor que genera la crisis bursátil en China (por el impacto que podría tener sobre su economía, dado que 90 millones de chinos compraron acciones en los últimos años que ahora se han desvalorizado mucho) empujará a la Reserva Federal de EE.UU. a demorar la anunciada suba en las tasas de referencia para esa economía.

La explicación a semejante debilidad puede estar en la señales que emitió el gobierno de Rousseff. "No está previsto ningún plan de venta de reservas internacionales por parte del gobierno brasileño", dijo en las últimas horas el ministro de Planificación, Nelson Barbosa, al ser consultado su intentarían detener de esa manera el derrape del real.

De allí que, en Buenos Aires, la cotización de la divisa en el vecino país sea seguida con mayor atención, algo que debió admitir el propio ministro de Economía, Axel Kicillof, al reconocer que es un dato "a seguir con cuidado".

El contagio de desconfianza estuvo detrás de la ampliación a 63% que mostró ayer la brecha abierta entre el dólar oficial y el paralelo en la plaza local. También en la firmeza que, desde hace dos días, muestran los niveles del tipo de cambio que se validan al arbitrar monedas mediante el intercambio de activos bursátiles (conocidos como "contado con liqui" y "dólar bolsa") ahora que el Gobierno dio una señal de debilidad al reclamarle a las aseguradoras que sean ellas (en lugar de la Anses) las que salgan a vender bonos en dólares para bajar esas cotizaciones...

A esto hay que sumar los problemas que ya muestra el BCRA para comprar divisas: desde el viernes no logra pasar a reservas ni un solo dólar liquidado por exportadores.

Todo lo contrario. Para evitar que los importadores vuelvan a tener problemas para hacer pagos, debió vender US$ 90 millones en dos días. Así, aunque cosméticamente mantiene las reservas estables en torno de los US$ 33.900 millones, no puede disimular que en ellas hay cada vez más yuanes y menos dólares.

90

millones

De las reservas debió vender en dos días el Banco Central

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.