El riesgo de default como telón de fondo