El seguro reclama mayor liquidez

Piden la suspensión de los rescates
Piden la suspensión de los rescates
(0)
23 de enero de 2002  

Los empresarios del seguro esperan definiciones del Ministerio de Economía para saber cómo renegociar sus contratos con los asegurados, pero principalmente para que se generen condiciones de liquidez que les permitan hacer frente al pago de siniestros.

En particular, las compañías de vida y retiro fueron un poco más allá en este último aspecto, y pidieron una "protección" para el sector, con la suspensión temporaria de los rescates de los productos de ahorro con capitalización.

El problema de la restricción a la disponibilidad de fondos se origina para las compañías por dos vías: por un lado, tienen gran parte de sus recursos en títulos públicos que fueron canjeados por préstamos garantizados del Estado y que hoy están inmovilizados. Y otra importante proporción de los fondos está en depósitos bancarios a plazo fijo.

Hasta el momento, las reglamentaciones existentes no disponen nada en especial para el régimen asegurador.

Los más preocupados son los responsables de las compañías de seguros de vida y retiro. La entidad que los agrupa hizo un pedido concreto para que se disponga una suspensión de los rescates de fondos que pueden hacer los asegurados y para que se revise la legislación que obliga a las compañías de retiro a garantizar una rentabilidad mínima, que hoy está establecida en el 4 por ciento.

Hoy por hoy, si un asegurado quiere cobrar un rescate o bien el resarcimiento por cualquier siniestro originado en un contrato firmado en dólares, la obligación de la aseguradora es pagarle en pesos y a la relación uno a uno con la divisa extranjera. Los operadores del sector se ajustan así a la letra del artículo 11 de la ley de emergencia económica, que evita que las partes entren en mora.

Esos pagos pesificados deben tomarse "a cuenta" de las obligaciones surgidas de la futura renegociación de los términos del contrato, que debería cerrarse en 180 días.

Además, se pide la excepción a la restricción del uso del dinero depositado para poder pagar ciertas contingencias, como el caso de los seguros de vida previsional, que deben hacer frente al pago de pensiones por invalidez o muerte previstas en el sistema jubilatorio.

Otro de los reclamos del sector es la habilitación de un régimen más simple para el pago de los reaseguros tomados en el exterior.

Primas más altas

Mientras tanto las compañías están reformulando los contratos que tienen con sus clientes. Básicamente, la información que les envían es que, si se mantiene el precio fijado antes de la devaluación, cambiaría la cobertura.

Por tal razón, las aseguradoras prevén aumentos de precios, para responder a la suba del valor de reposición de los bienes cubiertos.

Pero además se comenzaría a firmar contratos de duración mensual, para poder ajustar los precios según la evolución del valor de lo asegurado. De esa manera, se sortearía la prohibición que rige respecto de disponer en los contratos cláusulas de indexación o ajuste periódico.

Igualmente, también existe la posibilidad de que alguna norma específica permita el uso de esos mecanismos de ajuste, que se usaban en el régimen de seguros en las épocas inflacionarias. Por lo pronto, el interlocutor que encontraron las compañías es el subsecretario de Servicios Financieros, Guillermo González Rosas. El cargo de superintendente aún sigue vacante.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.