El Senado de EE.UU. pone la lupa sobre Yacyretá

Investiga grandes proyectos que financió el Banco Mundial
Jorge Rosales
(0)
28 de abril de 2004  

WASHINGTON.- El Senado de Estados Unidos inició una investigación sobre las denuncias de corrupción en la construcción de Yacyretá y de otros grandes proyectos financiados por el Banco Mundial, como parte de una revisión de la responsabilidad de ese organismo y el BID en multimillonarias y controvertidas iniciativas de obra pública.

Así, el papel de los distintos gobiernos argentinos desde el comienzo de la obra, en 1973 -bautizada como "el monumento a la corrupción"- quedará expuesto en una serie de audiencias públicas en la Comisión de Relaciones Exteriores, que comenzarán en dos semanas más.

Las audiencias se concentrarán en denuncias de corrupción en gigantescas obras de infraestructura que contaron con financiamiento del Banco Mundial y el BID en la Argentina, Paraguay, Lesotho (Africa), Camboya y Perú, entre otros casos testigo.

El presidente de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Richard Lugar, le planteó al titular del Banco Mundial, James Wolfensohn, en una carta dedicada exclusivamente al caso de Yacyretá, si ese organismo "ha considerado disponer una auditoría financiera internacional sobre el proyecto de la represa Yacyretá y del semiautónomo ente binacional, que está implementando el proyecto".

"Antes de que el trabajo continúe en este proyecto y nuevos programas sean desarrollados en la región es importante que la comunidad internacional aprenda cómo la situación financiera de Yacyretá se deterioró a este nivel", destacó la carta del legislador republicano, a la que tuvo acceso LA NACION.

En las audiencias sólo expondrán como testigos funcionarios del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y no serán citados funcionarios o ex funcionarios de los gobiernos de los países involucrados, dijo un integrante de la comisión del Senado.

Los legisladores quieren saber qué pasó con los miles de millones de dólares que se gastaron y por qué se ha tardado tanto en terminar la represa, destacó la fuente. "La supervisión no alcanza a los gobiernos, pero no se puede evitar que en las audiencias surja alguna vinculación. Y si los gobiernos están metidos, es problema de ellos", expresó el funcionario del Senado, que pidió no ser identificado.

El Banco Mundial dijo ayer a LA NACION, por medio de un vocero de prensa, que el organismo prestará su total colaboración con el Senado en las audiencias convocadas a partir del 13 del mes próximo. Estados Unidos es el principal accionista del Banco Mundial y del BID, y, como tal, el que más dinero aporta.

A partir del colapso económico que se produjo en la Argentina en diciembre de 2001, el Congreso norteamericano comenzó una profunda revisión del papel de esos organismos, en particular del FMI, frente a las crisis financieras. "Supuestamente, el proyecto de la represa de Yacyretá estaba presupuestado en 2000 millones de dólares cuando comenzó, en 1973, y ahora tiene una deuda de 10.000 millones de dólares y todavía no está terminada. Me han dicho que costará, al menos, otros 800 millones de dólares para que se termine. La deuda estimada de US$ 10.000 millones afecta la viabilidad financiera de este proyecto y representa una pesada carga indirecta sobre los gobiernos de la Argentina y Paraguay", destacó el influyente senador Lugar, del estado de Indiana.

Informe del Banco Mundial

El cuerpo de fiscalización del Banco Mundial preparó un informe de la investigación sobre el proyecto de la represa de Yacyretá que en breve estará en manos de la cúpula del organismo. Tras ello, se presentará al directorio ejecutivo.

El senador Lugar destacó que si bien la evaluación de las políticas, el impacto ambiental y el traslado de poblaciones son aspectos importantes que deben estar en el foco de la inspección, hay que poner mucha atención en la parte financiera del proyecto.

Gasoducto Camisea

Los senadores de la Comisión de Relaciones Exteriores también estudian las presuntas irregularidades en programas apoyados financieramente por el BID, en particular el controvertido proyecto del gasoducto Camisea, en Perú.

Respecto de esta obra, en cuya construcción participa la empresa Techint, la preocupación de los senadores reside en la queja de los pobladores indígenas, afectados por el paso del gasoducto, en relación con las compensaciones que recibirán. Los senadores están preocupados por la transparencia de ese proceso y por la magnitud de la ayuda que recibirán los pobladores.

Los integrantes de la Comisión de Relaciones Exteriores quieren saber si esas compensaciones están siendo determinadas por el consorcio que tiene a su cargo la construcción en lugar del BID o una tercera parte, que sea parcial. "¿Qué esfuerzo está haciendo el BID para asegurar que los paquetes de compensación sean equitativos?", es otra de las preguntas que el titular de la comisión le dirigió al presidente de esa entidad, Enrique Iglesias.

Los interrogantes de los legisladores surgieron, en el caso de Yacyretá, a partir de visitas que funcionarios del Senado hicieron en la zona de la represa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.