El silencio terminó y hoy preocupa a más de un empresario