Opinión. El sistema financiero es imprescindible, pese a sus fallas