El Tejar, un sueño real