En el campo empresario. El temor a la ira presidencial