El temor a los mercados emergentes

Una encuesta internacional indica que un 35% de los inversores internacionales los perciben como plazas inseguras.
(0)
8 de febrero de 1998  

El proceso de alta volatilidad en los mercado asiáticos y las dificultades financieras que atraviesan algunos países de esa región ya han provocado que un 35% de quienes manejan fondos de inversión en todo el mundo vean como negativos a los mercados globales emergentes a la hora de hacer negocios.

Cuando la filial en Londres de la consultora Burson-Marsteller preguntó, en el tercer trimestre de 1997, a 35 representantes de fondos en todo el mundo cuál era su percepción de los mercados emergentes, un 80 por ciento respondió que era "positiva".

La última versión de esta consulta arroja resultados menos optimistas. Sólo un 50%de los empresarios consultados sigue confiando en esos mercados, mientras que un 35% repasaría hasta el cansancio otras opciones antes de invertir en títulos o acciones de esas regiones.

En la encuesta del tercer trimestre de 1997 -cuando sólo comenzaban las devaluaciones monetarias en algunos países del sudeste asiático- quienes ya percibían como "negativas" las condiciones para invertir en mercados emergentes solo representaban un 20% de los consultados.

Esperanza

Dentro de este desalentador cuadro hay un dato que indica que existe diferenciación entre los distintos mercados emergentes del planeta.

América latina continúa siendo a los ojos de quienes invierten plata en todo el mundo como el mercado más favorable entre los que se encuentran en vías de desarrollo.

Esto coincide con la opinión de algunos analistas económicos que aseguran que una vez que finalice el proceso de alta volatilidad, América latina se verá beneficiada por poseer grandes expectativas de crecimiento.

Los inversores consultados por Burson-Marsteller aseguraron que la "rápida acción de los gobiernos" aminoraron los efectos negativos de la crisis financiera del sudeste asiático, y "calmó los nervios" de quienes invertían en esas plazas.

Otra de las buenas noticias destacadas por los representantes de los fondos en todo el mundo fue que el gobierno brasileño haya seguido adelante con el proceso de privatización de las grandes empresas estatales.

También que se haya acelerado las reformas presupuestarias en ese país. En cuanto a la marcha de la economía argentina, destacan que -al igual que en México- hayan habido fuertes actores en la economía interna.

Los inversores esperan que se repita en el resto de los países de la región.

Esto reduciría la incertidumbre que provocó en un primer momento la comparación entre las temblequeantes economías sudasiáticas y las latinoamericanas.

El resto del mundo

La región del este de Europa fue percibida por los administradores de fondos como un "cuadro mixto".

Mientras Rusia y Polonia perdieron el 20% de su valor de mercado de octubre -y según los analistas consultados poseen pocas posibilidades de recuperación en el corto plazo-, Hungría fue señalada como el mejor mercado de la región para 1998.

En tanto, Checoslovaquia fue considerada en "estado de parálisis", con un sector bancario peligrosamente cerca del colapso.

En cuanto al sudeste asiático, el informe de la consultora internacional asegura que la percepción "fue en todo momento baja, dada la responsabilidad por la crisis continua asentada en la región, con gobiernos que no están dispuestos a introducir un control rápido y decisivo".

Taiwan fue rescatado como el único país con posibilidades de emerger de la región, y "de una recuperación que mejoraría las ganancias corporativas".

El Medio Oriente, según los inversores, saldrá "relativamente ileso" de la crisis. Creen que producirá un desarrollo económico estable y que se registrará un incremento en el stock y en el intercambio con los mercados extranjeros. Egipto e Israel fueron destacados como los que encabezan la región.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.