Cerró a 67,39 dólares en Texas. El temor a otro huracán impulsó al crudo