El temor a Starbucks en Italia y la protesta de PayPal contra la ley "anti-trans" de Carolina del Norte

La cadena de cafés estadounidense desembarcará en Milán y ya desató una problemática
Francisco Jueguen
(0)
9 de junio de 2016  • 11:12

MÓNACO.- La disrupción desembarca, muchas veces, de la mano de una pregunta incómoda. Esto ocurre también en el mundo de los negocios. "¿Está preocupado por el desembarco de Starbucks en Italia?", le cuestionaron sobre el escenario a Giuseppe Lavazza vice-chairman de la tradicional compañía italiana de café. La consulta despertó rápido al público, con una música de aisladas risas -primero- que enseguida se transformó en una expectante atención casi inexistente minutos atrás en el auditorio del Hotel Fairmont de esta ciudad.

"La competencia es buena. Está en el espíritu del emprendedorismo", contestó el miembro del board de la firma cafetera. "No es un problema tener a Starbucks en Italia. Es sí un gran desafío para nosotros. Son bienvenidos", aseguró el empresario. Pese a la tranquilidad de sus palabras, la noticia de que la cadena estadounidense, fundada en 1971, desembarcará el año que viene en Milán conmociona ya a la histórica industria de café de ese país. No hubo, por lo menos de parte del invitado, una respuesta sobre cómo le competirán.

"Cada vez que un italiano tome un café en Starbucks, una cafetera se va a suicidar", le dijo Danilo Mariotti, un ciudadano italiano de 68 años a la BBC en marzo pasado. Giulia Salteri, de 22 años, no opinó igual ante la pregunta del mismo medio: "Si tienen acceso a Internet wi-fi en Starbucks, ¿porqué no voy a ir?". El artículo del medio inglés aclara que la cadena de Howard Schulz tiene 23.768 locales en el mundo; 2705 en Europa... y ninguno en Italia. La polémica está instalada y claramente divide las aguas entre las diferentes generaciones

"¿La disrupción te saca del rumbo o inspira nuevos caminos para crecer?" es la consigna del EY World Entrepreneur of The Year, evento que todos los años la auditora internacional divide entre los lujosos hoteles Fairmont y Hermitage de Monte Carlo, y que actualmente reúne a los emprendedores más importantes del mundo en esta lujosa ciudad de autos deportivos y yates en el Mediterráneo. Como suele suceder en estos eventos masivos al cual asisten reconocidas figuras del empresariado, la mayor parte de las preguntas de los presentadores no movieron las estanterías de los establecido. Sin embargo, el cuestionamiento sobre el futuro de la industria del café en Italia no fue, por suerte para el público, la única disruptiva del día.

Medicamentos caros

"¿Por qué los laboratorios cobran tan caros sus productos si dicen que su principal preocupación son los pacientes?", dispasró un periodista de Estonia al vice Chairman del enorme conglomerado farmacéutico Roche, André Hoffmann, encargado nada más y nada menos que de la apertura de la jornada con un discurso sobre el "propósito (el sentido final)" que deben tener los negocios hoy en día. El de la ciudadano de la ex república soviética le enrostró que había pacientes oncológicos en los Estados Unidos que no estaban pudiendo pagar el alto valor de esos productos necesarios para sus tratamientos tan vitales.

No es sólo una preocupación mundial. Por ejemplo, el flamante Foro Argentino para el Estudio Racional de los Recursos Terapéuticos de Alto Costo (Forum), que se presentó este año en sociedad, advirtió que los tratamientos oncológicos en la Argentina se llevan el 38% del presupuesto sanitarios públicos y privados. "Algunos laboratorios están preocupados por los precios y están dispuestos a buscar alguna solución lógica. A otros no les importa nada", afirmó en un portal especializado Ernesto Kirchuck, ex director del Hospital Roffo y miembro del Instituto Nacional del Cáncer.

Ducho en el media training, el ejecutivo salió airoso de la esquina en la que lo habían acorralado con esa pregunta. Explicó que la ética sí iba primero -por lo menos en su empresa- pero que "ética sin ganancias" impedía la posibilidad de que su sector tuviera el suficiente margen para realizar investigaciones sobre las necesidades de los pacientes del futuro. Aseguró también que hay otros eslabones en la formación de los precios. Sin embargo, dejó también en claro que existen en la actualidad precios diferenciales por regiones y además una fundación dedicada a intentar ayudar a aquellos que menos acceso tienen. El periodista, claro está, no quedó convencido con la respuesta del empresario. Como siempre.

El caso de PayPal

En ojotas y remera, vestimenta habitual para Silicon Valley pero que contrastó con el mundo del lujo que envuelve al principado de Alberto II, Dan Schulman, presidente y CEO de PayPal, dudó cuando le preguntaron implícitamente sobre la figura más irritante del momento en su país y un fenómeno que crece de cara a las elecciones de noviembre: el empresario Donald Trump.

"¿Qué está pasando en la actualidad política de su país; qué pensamientos tiene al respecto?", le consultaron arriba del escenario. Schulman movió la cabeza de un lado al otro. "Tengo algunos pero me los guardaría para mí", afirmó. Luego se atrevió a amplificar el tema sin aludir a los actores. Entonces agregó: "Voy a contarles una historia: estábamos a punto de abrir una oficina con cerca de 400 personas en Carolina del Norte. Pero comenzó el debate sobre la ley anti LGBT y decidimos no hacerlo porque eso va en contra de nuestros valores", dijo.

En ese estado se debatió meses atrás la llamada "Bathroom bill". Esa resolución básicamente impedía que un travesti, que se identificaba como mujer, usara el baño público de mujeres, por ejemplo en un restaurant. Para poder usar un determinado baño, explicaron, ese debía coincidir con "el género de nacimiento". La medida tiene ya varias cautelares en la Justicia.

Schulman contó que su madre le preguntó, luego de que recibiera amenazas de muerte, si volvería a tomar esa decisión. "Lo haría 100 veces", dijo él que le respondió. "Hoy hay mucha frustración con los políticos y la política en los EE.UU. Es bueno dar el debate sobre lo que pasa pero tenemos en claro que estamos en los negocios para hacer el bien, en nuestro caso para democratizar las finanzas. Tenemos un rol de responsabilidad", cerró con aplausos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.