El tope a las tasas como detonante de la corrida

Según un estudio de la Fundación Capital
(0)
3 de diciembre de 2001  

En su habitual informe semanal, realizado antes de que el Gobierno diera a conocer las nuevas medidas económicas, la Fundación Capital advirtió que las tasas de interes reguladas estaban acelerando la crisis financiera.

El estudio destacó que el principal detonante de la corrida bancaria fue la decisión tomada la semana última de poner tope a las tasas de interés que recibían los inversores por mantener sus depósitos dentro del sistema financiero.

"En la práctica, la medida se traduce en un sistema bancario que funciona con tasas de interés reguladas, donde se ha desarbitrado compulsivamente la ecuación riesgo-rentabilidad implícita en todo mercado financiero libre", señaló el informe.

Advirtió, asimismo, que el tope iba a impactar en una redistribución geográfica de los depósitos desde la Argentina a plazas más seguras en el exterior. "Los inversores grandes, con depósitos superiores al millón de dólares, recibían antes intereses del 48% anual (en pesos) o del 26% anual (en dólares). No será tan fácil retenerlos en el sistema financiero local con rendimientos "máximos" del 14,75% anual en pesos y del 12,75% anual en dólares (límites establecidos por la nueva norma del Banco Central)", señaló el trabajo.

La fundación calculó que el riesgo de pérdida potencial de fondos debido a la vigencia de tasas máximas para las imposiciones podría oscilar entre los 8500 y 10.000 millones de dólares.

Fuerte retracción de fondos

En el cuadro de evolución de depósitos el análisis mostró que el mes pasado, especialmente en las últimas dos semanas, se consolidó como la cuarta etapa de crisis en el sistema financiero. Desde el 25 de octubre, las reservas internacionales y los depósitos totales acusaron una retracción cercana a los 4000 millones de dólares (unos 200 millones promedio por día hábil). Los depósitos privados cayeron 3000 millones y los plazos fijos, 4000 millones (170 millones por día).

Según el trabajo, la falta de confianza en el ajuste fiscal (por la ausencia de consenso político) y las tasas máximas aumentaron el riesgo financiero.

Ponerles un tope a las tasas, sostuvo el informe, "incentiva el cortoplacismo de las carteras pasivas, incrementa el riesgo de descalce de las entidades y obstaculiza el fondeo del crédito a mediano y largo plazo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.