La crisis del mercado discográfico. EMI, BMG y Sony unen sus fuerzas de venta