A pesar de que crece el empleo privado en blanco, el mercado laboral no recupera dinamismo