A pesar del desempleo, 26.000 pymes industriales no encuentran el personal que necesitan contratar

Las pymes industriales necesitan contratar, pero no consiguen personal capacitado
Las pymes industriales necesitan contratar, pero no consiguen personal capacitado Fuente: Archivo
Paula Urien
(0)
7 de noviembre de 2018  • 11:39

Increíble, pero real. Con casi dos dígitos de desempleo, más de 1,6 millones de desocupados y 7,4 millones de personas que son potencialmente activas (podrían trabajar, pero no lo hacen), además de 5 millones que tienen un empleo no registrado y 400.000 monotributistas sociales, el 81% de las pymes industriales buscan contratar a operarios calificados y técnicos no universitarios (especialistas en electricidad y metalmecánica, por ejemplo), pero les resulta difícil o casi imposible, según la Fundación Observatorio Pyme (FOP).

"Es la manifestación más clara del problema estructural que tenemos", dice Vicente Donato, director ejecutivo de la FOP. "Hay una caída de la búsqueda de trabajadores por la recesión, pero al mismo tiempo 26.000 empresas que emplean a entre 10 y 200 trabajadores, lo que llamamos la clase media industrial, no pueden contratar los perfiles que necesitan".

Esto habla del gap que existe entre el perfil de personal que necesitan las empresas y la oferta laboral existente. Muestra, con números, cómo la Argentina duerme en materia de capacitación para el trabajo, especialmente de los jóvenes.

¿Qué reclaman las empresas? Algo de experiencia, competencias técnicas y habilidades blandas (comunicación, capacidad para trabajar en equipo, responsabilidad y compromiso). Solo un 28% de las compañías manifiestan que los salarios que ofrecen están por debajo de la demanda de los candidatos. ¿Cuáles son las consecuencias de la dificultad para reclutar nuevos empleados? Caída de la productividad, la falta de desarrollo de nuevos productos y/o unidades de negocios y demasiada carga laboral para el resto de los empleados, señala la entidad.

Puentes y más puentes

Las prácticas de formación profesional son una herramienta para capacitar en el trabajo de manera complementaria a la educación formal, a fin de calificar en competencias y habilidades a los jóvenes, según la FOP. La Ley de Educación Técnico Profesional, N° 26.058, reglamentada en 2013, "dice que los estudiantes del último año de las escuelas técnicas necesitan acreditar 200 horas de prácticas profesionalizantes en empresas o ambientes reales de trabajo, para poder graduarse. Es un avance", dice Donato.

Pero advierte que hay que construir puentes entre las empresas y las escuelas. "Necesitamos que se conecten mejor. Hoy están totalmente desconectados". Una de las razones es el temor de las empresas a tener algún problema legal si aceptan entrenar a los jóvenes. Pero Donato asegura que pueden contratar una ART, y que la ley además estipula que estás prácticas son para enseñar y no son rentadas.

Es por eso que, según el informe de la FOP, el 85% de las firmas considera importante promover una mayor vinculación entre las instituciones de educación técnica profesional (escuelas técnicas, institutos superiores y centros de formación profesional) y las empresas, y al 50% también le interesaría recibir estudiantes bajo la modalidad de prácticas profesionalizantes. "Tenemos suficientes escuelas técnicas , pero no una sistemática conexión de escuelas con empresas. La escuela técnica es el motor para profesionalizar a las pymes industriales", agrega el directivo de la Fundación.

Pasantías

El proyecto de ley de formación laboral duerme en el Congreso. Allí se sugiere la implementación de prácticas formativas y pasantías a partir de los 18 años. En la Argentina quedó el estigma de los llamados "contratos basura" de los años 90. Hoy la idea de las prácticas formativas es que tengan carácter de enseñanza y también de oportunidad, ya que una empresa puede más tarde tomar a una persona que considera talentosa en el campo que le está enseñando.

Se propone "la promoción de prácticas en ambientes reales de trabajo y producción de bienes y servicios de los conocimientos adquiridos en forma teórica por estudiantes secundarios, terciarios, universitarios y nóveles graduados, en empresas y emprendimientos públicos y privados que promuevan el desarrollo de sus capacidades y competencias laborales, faciliten su posterior inserción laboral como egresados en empleos de calidad y favorezcan una cultura centrada en la educación y el trabajo". Complementa así la ley 26.058.

En esas pasantías "los practicantes recibirán una suma de dinero en carácter no remunerativo en calidad de asignación estímulo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.